¿Cómo se hace una prótesis dental en un laboratorio?

Por o 28/11/2016 | Sección: Empresas
¿Cómo se hace una prótesis dental en un laboratorio?
Compartir en:

En el momento en el que vamos al dentista, si el profesional lo ve oportuno, nos recomendará la implantación de una prótesis dental.

Después de tomarnos algunas medidas, volveremos a los pocos días y ya lo tendremos preparado.

Esto que a nosotros nos parece algo tan sencillo, lleva un largo trabajo que se realiza en un laboratorio dental, con personal especializado en este ámbito.

¿Cómo se hace una prótesis dental?

Identificación: El proceso empezará cuando el dentista analice los dientes y las encías del usuario. Para tomar la forma de la boca se utiliza una masa que es bastante similar al arcilla y que debe de ser colocada en una placa de metal/plástico.

Se plasma correctamente la forma de los maxilares superiores e inferiores.

En el momento en el que está, ha adquirido una textura rígida, se retira y se comprueba para ver si el molde se ha tomado correctamente.

Molde: Si todo ha salido bien, el siguiente paso será agregar yeso en el molde para conseguir el primer modelo en el que se van a basar a la hora de crear la prótesis dental.

Aquí es cuando habrá que analizar exactamente el tipo de tratamiento dental que se va a seguir: aquellos más caros trabajan con bandejas a medida, lo que ayuda a crear un tipo de implante dental mucho más preciso.

Creación: En el laboratorio se utilizará el mismo yeso para empezar a crear los nuevos modelos. Éstos se aseguran con un aparato que se conoce como “articulador”. Ayuda a que el molde pueda ajustarse a la perfección al tipo de mordedura, para que, cuando se coloque en la boca del paciente, pueda cumplir con la función que necesita.

Ajuste final: El dentista implantará la prótesis dental en el paciente y se realizarán todos los ajustes que hagan falta. Estas dentaduras serán devueltas al laboratorio para poder crear una prótesis final con el plástico dental, aquellas que efectivamente se van a utilizar.

Se recortarán todos aquellos lugares en los que pueden llegar a existir algún tipo de irregularidad.

Este es, en resumidas cuentas, el procedimiento para crear un implante dental personalizado: no obstante, dependiendo del modelo elegido, el procedimiento puede variar más o menos, así como el resultado final.