2017, ¿mal o buen año para hacerse autónomo?

Por o 12/01/2017 | Sección: Emprego,Vigo
2017, ¿mal o buen año para hacerse autónomo?

“Año nuevo, vida nueva”, se suele decir. La frase es bastante acertada para el colectivo de autónomos y para quienes estén pensando en darse de alta en tal régimen, porque se prevén cambios sustanciales con los que muchos esperan que mejore su situación… o no.

Es cierto que, de entrada, el autónomo tiene hoy algo que no tenía hace unos años: más información. En el ámbito de los negocios, estaba supeditada a quienes ya eran profesionales o a gestorías que cobran una cuota por sus servicios.

El auge de Internet ha permitido a los autónomos dotarse de conocimientos ya incluso antes de serlo, lo que le ayuda a tomar una decisión. Hay páginas que hasta permiten buscar autónomos, ya sea por su situación geográfica o por la actividad con la que se dieron de alta, información de autónomos dedicados a las mismas o similares actividades en la misma zona geográfica.

Pero, al margen de esto, entre las asignaturas pendientes que quedaron en 2016 está la nueva Ley de Autónomos. La propuesta fue presentada por Ciudadanos en el marco del pacto entre el partido de Rivera y el PP, de cara a formar gobierno. La reforma legislativa ha de ser tramitada por la Comisión Parlamentaria de Empleo y sometida a votación, en el Congreso y en el Senado.

Mientras llega y no, se pueden analizar las propuestas presentadas. En lo que quedarán se sabrá dentro de poco.

Lo que se valora mal

No hay que esperar a la aprobación ni a la entrada en vigor de la nueva ley para saber que hay medidas ya aprobadas que van a suponer sobrecostes a los autónomos.

Una es la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que aumentará los costes salariales de los autónomos que tengan empleadas a su cargo, y que podría suponer también una subida de las cuotas en la Seguridad Social para los autónomos que no sean societarios. Para que los que sí lo sean, esta subida del 8% se aplicaría en la misma proporción en la base mínima de cotización. Es decir, más de 300 euros al año más en su cuota de autónomos.

Muchos autónomos también prevén que les afecte la modificación del Impuesto de Sociedades, al eliminar deducciones para que las grandes empresas cumplan con sus objetivos de déficit. Esto podría incrementar la morosidad de éstas a autónomos y pymes, que ya ven como la media para pagar se sitúa en los 126 días. Y eso es mucho más de lo que establece la ley.

Todavía hay que ver si sube la base mínima de cotización, una vez se apruebe la Ley de Presupuestos Generales, lo que llevaría aparejada una subida de la cuota mensual. El año pasado subió un 1%.

Por otra parte, los autónomos y las pymes que soliciten un aplazamiento de deuda fiscal este 2017 tendrán más obstáculos que superar, debido al endurecimiento del régimen de aplazamientos de deuda.

Lo que se valora bien

A juzgar por lo que aparece en la Proposición de Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, presentada por Ciudadanos, se espera que se apruebe, entre otras medidas, la ampliación por seis meses más de la tarifa plana de 50 euros para los nuevos autónomos. Se beneficiarían así de un total de un año de esta tarifa reducida, y no seis meses como ahora. No se prevé que tenga carácter retroactivo.

Se acoge también bien el que el tiempo de cotización vaya a tener un sistema de cómputo más justo, porque las bajas y altas se harán efectivas el mismo día de su solicitud, sin contar el mes completo.

Con la modificación de la ley, se presume también que los autónomos podrán deducir más gastos en el IRPF, como los asociados al vehículo y a los suministros de agua y de luz. Además, la base de cotización se podrá cambiar hasta cuatro veces.

La ampliación en los derechos sociales también se acoge de buen grado. Por un lado, se han propuesto bonificaciones en la baja por maternidad, de forma que se eliminaría la cuota durante dicho periodo. Por el otro, se hará flexible la posibilidad de ejercer como trabajador independiente después de la jubilación. Además, se ha propuesto también contabilidad la vida laboral completa de cara a cobrar la pensión.

También habrá que ver si se responde a una vieja reivindicación de los autónomos: la cuota progresiva en función de los ingresos.