5 ideas no convencionales donde invertir

Invertir es un arte que requiere de sabiduría. Muchas personas que no están al tanto del mundo de las finanzas puede que dispongan de un dinero que deciden colocarlo para sacar una rentabilidad y en ocasiones no saben dónde ubicarlo de forma correcta. La inversión es una práctica que nos puede repercutir positivamentepero también que nos puede hacer perder un montante, por ello hay que llevar cuidado y tener muy claro dónde poner nuestros activos.

En el mundo de la inversión hay empresas donde poner tu dinero puede suponer un win-win pero, debido a la confianza que hay en no perder, puede que no nos suponga una rentabilidad alta a largo plazo. Sin embargo, hay otro tipo de inversiones que no están tan consideradas a nivel de la opinión pública pero que son igual de rentables y nos pueden llevar a grandes beneficios en un futuro.

A continuación, les relatamos las cinco inversiones no convencionales de la que nadie habla y que pueden ser tan efectivas como cualquier otra. Eso sí, si tienes unos ahorros y decides invertirlos debes tener paciencia y empaparte al máximo del mercado en el que decides colocar tu dinero. Tu bolsillo te lo agradecerá. 

Inversor Ángel

A día de hoy, gracias al boom de internet y el auge de los nuevos avances técnicos, han aparecido muchas startups que son empresas emergentes que están de moda en el mundo entero. Estas sociedades suelen tener un aspecto tecnológico y se caracterizan porque están comandadas por adultos jóvenes que desarrollan una buena idea y que están dispuestos a comerse el mundo.

Bueno, pues para que estas empresas sufran un impulso y tengan el capital necesario para financiarse y competir en el mercado es imprescindible la figura del Inversionista Ángel, también denominado padrino inversor o inversor de proximidad, que es un individuo próspero que provee capital a una startup o empresa emergente, usualmente a cambio de una participación accionaria. Los ángeles típicamente invierten sus propios fondos, no como las entidades de capital riesgo, quienes administran profesionalmente dinero de terceros a través de un fondo.

Estos seleccionan sus proyectos de inversión valorando el plan de negocio que le presentan los emprendedores de acuerdo con sus criterios personales de inversión. Esto es indispensable porque esta suele ser una inversión que conlleva cierto riesgo ya que si el proyecto no genera los beneficios esperados podrás acabar perdiendo todo el dinero depositado. Eso sí, si la startup tiene tirón, puedes acabar siendo multimillonario.


Fuente: destinonegocio.com

Invertir en el póker

Invertir en el póker es una práctica que muchos no suelen considerar pero también puede dar muchos beneficios. Porque este negocio mueve millones y millones de dólares al año y está en pleno auge. Cada vez es mayor el número de jugadores que desarrollan esta actividad y esto repercute en los beneficios de las casas de juego online.

Esta práctica es rápida y sencilla. En el mundo del póker hay muchos grandes jugadores que acuden a eventos cuya entrada de participación es muy elevada y no puede o no quiere costearla él por completo. Así que ahí aparece la figura del inversor que pone un tanto por ciento del dinero de esa entrada y a cambio se llevará una parte del pastel si el jugador acaba entrando en unos premios que suelen ser suculentos. Así, que si este logra alcanzar los puestos finales y llevarse un bote de 250.000 euros, por ejemplo, el inversor se llevará un porcentaje de este premio. Esta práctica se suele realizar con grandes jugadores ya que son los que más posibilidades tienen que ganar. Para financiar a este as del póker, lo más recomendable para el inversor es haberlo estudiado bien antes y conocer las posibilidades que tiene de entrar en las mesas finales. Porque al fin y al cabo sería una tontería financiar a alguien con posibilidades altas de no entrar en los premios.


Fuente: vinetur.com

El negocio del vino

El vino también da dinero y mucho. España, junto con Italia y Francia, es el principal exportador de este manjar al resto del mundo y en nuestro país hay muchas empresas en la que poner dinero es un éxito porque su beneficio está casi garantizado. Principalmente porque la historia nos dice que el consumo de vino siempre va a ser alto y que su mercado es más que seguro. Y más después del auge que está teniendo este producto durante los últimos años en el mercado asiático (todo lo que funciona en Asia es bueno) y en Estados Unidos, el país más importante del mundo que se está enamorando de los encantos de esta bebida.

Y es que esta práctica ya no solamente se trata de vender vino sino que también se extiende a invertir en su producción, cada vez se venden más bodegas y esto puede hacer que se multiplique nuestro beneficio.

Invertir en arte

El arte es un negocio que requiere de conocimientos pero que si se tienen pueden desembocar en grandes beneficios. Esta práctica suele consistir en comprar una obra de arte a un módico precio y después venderla por un montante que multiplique su valor. Y esta práctica suele funcionar porque siempre hay gente que está dispuesta a tirar la casa por la ventana para hacerse con lo que ellos consideran un tesoro. El mayor ejemplo de ello es la obra de arte de Paul Cezanne llamada los Jugadores de Cartas, que fue comprada por una familia Real en Qatar por la módica suma de 220 millones de euros.

Eso sí, para sacar réditos de esta compra-venta tendrás que empaparte de todo lo relacionado con el arte y saber distinguir las gangas para poder acudir al mercado y comprarla a un buen precio. Así que ya sabes, si quieres ganar dinero con el arte, lo mejor es comenzar a estudiar.

Los coches clásicos, un seguro

Con los coches clásicos pasa algo similar a lo que ocurre con las obras de arte. Hay gente que daría lo que fuera por comprar el coche con el que soñó cuando era un niño. Invertir en un material exclusivo siempre es positivo porque en años le podrás sacar una gran rentabilidad si consigues venderlo a algún enamorado de las cuatro ruedas y de lo clásico.

Noticias de última hora en Vigo

SIGUENOS EN TELEGRAM