A veces nos convendría ser coruñeses… (sobre el precio de las entradas de Les Luthiers en Vigo).

Por o 22/10/2015 | Sección: Opinión,Opinión de Pedro Larrauri
A veces nos convendría ser coruñeses… (sobre el precio de las entradas de Les Luthiers en Vigo).
Compartir en:

 Soy uno de los millones de admiradores del grupo de humor musical Les Luthiers. Pensé asistir con mi familia al espectáculo que están ofreciendo estos días en el Auditorio de Vigo, pero los precios de las entradas me hicieron desistir: la más barata, en el gallinero, a 55 €; y la más cara a 85. Me compensaría haber ido a Coruña, donde había entradas desde 35 €. He pensado sobre ello, y me fastidia que los vigueses no tengamos la oportunidad de acceder a ese genial espectáculo cultural y humorístico pagando el mismo precio que los coruñeses.

 Cuando el alcalde de Vigo inauguró el Auditorio, hace casi 5 años, dijo que sería un referente cultural. No creo que esos precios atraigan a nadie a nuestra ciudad. Ver al magnífico grupo argentino en Vigo es mucho más caro que en cualquier otro sitio: por ejemplo, en Madrid y Barcelona hay entradas a 35€; y en Oviedo, en un teatro mucho más pequeño que nuestro Auditorio, las había desde 50 €.

 Si Vigo quiere recobrar la pujanza y el atractivo que le hizo crecer y destacar en el siglo XX, debe cambiar totalmente sus planteamientos. Desgraciadamente, muchos vigueses han sido hasta ahora incapaces de valorar objetivamente la gestión de nuestro alcalde, engañados por su populismo, sus inversiones en autobombo y publicidad, y por la presión de los medios de comunicación que le apoyan. Pero no se puede engañar a tanta gente mucho más tiempo. Recordemos que las empresas privadas que gestionan las actividades del Auditorio, además de haber recibido “el regalo” de la concesión de los servicios en exclusiva durante 60 años (después critica Caballero las concesiones a empresas privadas que ha hecho Feijóo en el nuevo Hospital de Vigo) y de haber cobrado hace dos años un “rescate” de 5 millones de euros (a los que probablemente se sumen pronto otro buen montón de millones, hay quien dice -como el ex alcalde Carlos Príncipe- que nos puede costar hasta 50 millones), reciben una subvención anual del Ayuntamiento de Vigo de medio millón de euros (cada año, al menos así ha sido en 2014 y 2015, sin concurso público de por medio). No creo que eso pase en ningún otro ayuntamiento de España, y no parece que se esté haciendo de forma muy legal.

   Desde el punto de vista cultural, la oferta del Ayuntamiento no es la que nos merecemos los vigueses ni Vigo: lo hemos comprobado este verano cuando en el auditorio al aire libre de Castrelos el Concello sólo ofreció tres conciertos: al final, los datos de eventos y de asistentes a espectáculos promovidos por el Concello este verano fueron los más bajos de los últimos treinta años. Comparados con los programas de actividades y festejos de Coruña, o sin ir más lejos de Pontevedra, los vigueses estamos en el vagón de cola.

En la inauguración del Auditorio, en marzo de 2011, los responsables municipales afirmaban solemnemente: “es el primer paso para la transformación de Beiramar hacia un Vigo más moderno”. Fue un primer paso que se quedó en nada. Como tantas otras promesas.

Animo a los que vayan a ver a Les Luthiers a que se fijen con mirada crítica en el entorno del Auditorio: eso es lo que Caballero vende como la ciudad más limpia de España. El gobierno municipal se está dedicando a dilapidar millones de euros arreglando calles que no necesitan arreglo, a colocar jardineras, bancos, farolas, dinosetos…, a prometer futuros idílicos para Vigo y a presumir de falsedades. Y mientras, la vitalidad de nuestra ciudad languidece. Y aunque sea triste reconocerlo, hay circunstancias (como la actuación de Les Luthiers) que nos pueden hacer sentir envidia de los coruñeses.

OPINIÓN POR PEDRO M. LARRAURI