Afecciones que atacan la sexualidad masculina

Publicado por o día 21/11/2018 na sección de Adulto

Afecciones que atacan la sexualidad masculina

Durante toda la historia de la humanidad el miembro masculino se ha erigido como el símbolo irrefutable de la virilidad, por lo cual resultaba inconcebible que algún hombre no logrará mantenerlo en función óptima cuando el deseo tocaba a su puerta.

La disfunción sexual ha sido duramente criticada y muchas veces escondida por quienes la padecen. Esta afección abarca desórdenes de eyaculación, disminución de la líbido y disfunción eréctil, siendo esta última el problema más duro de afrontar a lo largo de la historia y hasta en los tiempos modernos. Sin embargo, la ciencia ha registrado avances importantes al respecto.

¿Es la disfunción eréctil un desorden físico o psicológico?

Se entiende disfunción eréctil como la incapacidad para mantener la erección el tiempo necesario que le permita lograr una relación sexual satisfactoria. Uno de cada cinco hombres mayores de 40 años puede sufrir de esta patología cuyas causas de origen físico son las más frecuentes. Sin embargo, en muchas ocasiones aun siendo por causas físicas, se añade el componente psicológico de la ansiedad que la hace mucho más grave.

Es posible que al menos una vez en la vida los hombres tengan problemas para alcanzar la erección, sobre todo cuando sufren estrés, están bajo los efectos del alcohol, cansados o padecen una enfermedad como la diabetes, hipertensión o son fumadores, entre otras causas. Los hombres que la padecen son invadidos por pensamientos de inseguridad, de miedo al fracaso, porque se concentran más en mantener su erección que en disfrutar del placer y las sensaciones de la relación sexual, por lo cual no llegan a excitarse. Esta situación afecta su autoestima y la de su pareja, afectando seriamente la relación.

La disfunción eréctil tiene solución y puede tratarse

En la actualidad son muchos los tratamientos que se están aplicando para mejorar la actividad sexual masculina, entre los principales se encuentran los fármacos orales, las terapia intracavernosa, los dispositivos de vacío, cirugía revascularizadora (venosa, arterial) y los implantes de prótesis de pene.

El tratamiento más práctico, eficaz, rápido y menos traumático es con medicamentos orales. Entre los más usados está la píldora Cialis, considerada una solución milagrosa que ataca directamente la causa, permitiendo disfrutar de una relación sexual duradera, satisfactoria y con un orgasmo mejorado.

Es también conocida como “la píldora del fin de semana”, ya que su efecto prolongado puede extenderse hasta 36 horas, garantizando una erección poderosa después de la primera toma. Sin embargo, hay que poner mucha atención en la forma de tomarla, su indicación depende de la dosis que se necesite, aunque no es fácil autoevaluarse, porque que las expectativas siempre dominarán la realidad, es importante fijarse con atención en las referencias de uso.

Cialis genera los conductores en el cuerpo que hacen a la sangre fluir hacia el pene, permitiendo que se produzca la erección. Para obtener los resultados deseados es necesario que la persona esté excitada sexualmente, ya que no es un afrodisíaco, por lo cual, no produce excitación sexual por sí misma, pero utilizada de la forma correcta se logra alcanzar una relación sexual exitosa y prolongada. Accediendo a esta página podrá encontrarse toda la información con respecto a su precio y lugares donde puede adquirirse.

Es posible prevenir la disfunción eréctil para cuidar la salud sexual

Estudios recientes revelan que la disfunción eréctil continuará en aumento en los años siguientes. Aun así, la actividad sexual podrá ser duradera durante muchos años de vida, gracias a las soluciones innovadoras y avances médicos que se adelantan para tratarla, mejorando la calidad de vida y una relación de pareja equilibrada y placentera.

Sin embargo, pueden disminuirse los factores de riesgo que provocan la disfunción eréctil, adoptando hábitos de vida saludables o modificando los que sean incorrectos. Sufrir de disfunción eréctil no es una consecuencia inevitable de la vejez, puede evitarse siguiendo algunos fáciles consejos, como dejar de fumar, no abusar del alcohol, hacer ejercicio, controlar el peso, dormir las horas adecuadas, relajarse y tener horas efectivas de diversión, disfrute familiar y de pareja.

Padecer cualquiera de los desórdenes asociados con la disfunción sexual ya no tiene porqué ser un tabú, ni una razón para esconderse y frustrarse, con el tratamiento indicado puede disfrutarse de una vida sexual gratificante y plena, tanto para el hombre como para su pareja.