Aquella antena en el monte

Publicado por o día 16/12/2014 na sección de Opinión,Opinión por Carla Leiras

Aquella antena en el monte

foto: interviu.es

El reciente reportaje de Interviú sobre Resistencia Galega es un panfleto sensacionalista y espeluznante. En él se asegura que el colectivo está “tejiendo una red de apoyos idéntica a la de la banda vasca”. Y a mayores lo titula: la franquicia gallega de ETA.

¿Una organización con no más de diez o doce activistas, que no rebasa el ámbito gallego, que nunca ha matado ni herido a nadie, a la que se ha condenado por actos de violencia patrimonial por la que su entorno ya ha pagado condenas faraónicas, puede compararse con la cuestión vasca?

No contentos con eso, en el artículo se criminaliza la actuación de familiares y amigos de presos políticos en cuanto a las campañas de solidaridad con la situación de internos en cárceles españolas. Estos actos están dirigidos a concienciar a la gente sobre, por ejemplo, el cuidado que hay que tener con el peligro que acecha en las carreteras, ya que las familias han de recorrer enormes distancias debido a la dispersión penitenciaria, para obtener una visita de unos minutos. También se recoge dinero para intentar que se pueda acceder dentro de prisión a una alimentación algo digna, por ejemplo aportando algo de fruta. Estas peligrosísimas campañas de presunto enaltecimiento y blinde también tocan a menudo cuestiones como explicar a las mujeres cómo denunciar posibles casos de abusos sexuales por parte de los funcionarios.

Xosé Manuel Beiras, que no es sospechoso de filoetarra, decía el mes pasado que a su juicio, resistencia galega es un invento del poder. ¿Qué quiso expresar con este comentario? Que la táctica de nuestro gobierno para distraer a la población sobre los problemas a los que ellos mismos nos han dirigido, consiste en crear enemigos épicos a los que la gente piense que haya de combatir el estado. Nos transmiten que es mejor mantener instituciones conservadoras que puedan defendernos de peligrosos ataques de disidencia que empezar a asumir decisiones políticas.

Una nueva cortina de humo, un nuevo golpe subliminal de control. Elegid entre nosotros o el caos. ¿Que la Audiencia Nacional condena sin pruebas? Es por vuestra seguridad, u os forrarán a cócteles.

Como creen que al pueblo de a pie asusta más un contenedor en llamas que buscar comida en la basura, sugiero a los redactores de interviú que desayunen en el suelo frente a la furgoneta de Sereos cada mañana y pregunten a los usuarios por el problema del terrorismo en Galicia.

OPINIÓN CARLA LEIRAS FERNÁNDEZ