Así no, Ada

El simplismo al que hemos llegado ha hecho que se reduzca la visión de las fuerzas del orden a violencia
Publicado por o día 27/12/2016 na sección de Opinión por Javier Lojo

Así no, Ada

upyd

Si algún día tengo hijos, me gustaría educarlos en el respeto y en la admiración a aquellos que nos protegen. Aquellos que hacen que vivamos en un país de los más seguros del primer mundo y que son garantía de una educación cívica segura y de calidad. Si algún día tengo hijos no les pienso consentir ni una sola palabra que menoscabe la labor de la Policía, la Guardia Civil o nuestros militares.

No logro entender el belicismo verbal e ideológico que emplean muchos de los jóvenes que me rodean cuando oyen hablar de policía o de militares. El simplismo al que hemos llegado ha hecho que se reduzca la visión de las fuerzas del orden a violencia, cargas policiales y a una soberbia desmedida. Pero hay que entender, que hemos dotado a estos cuerpos del poder coercitivo y de represión. Lo ideal sería no llegar nunca al uso de la fuerza pero ocurre: cuando algunos se saltan la Ley.

Anclarse en lo anecdótico de las cargas policiales es reduccionista y simple, propio de ideologías populistas tan de moda entre algunos.

Pese a lo aislado del empleo de la fuerza por parte de nuestros cuerpos de seguridad, es la imagen que queda de ellos. Una imagen injusta, residual y nada fiel a la realidad. La prevención y la asistencia son también parte de sus funciones, quizás las más agradables para aquellos que sienten su empleo como una vocación de servicio pero también son aquellas que la sociedad debería resaltar.

Leo que la populachera alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha vetado la presencia de militares, policías y guardias civiles en el Salón Infantil de Barcelona. Una presencia necesaria para educar en valores, en dar a conocer y fomentar el respeto por la ingente labor de estos profesionales y para fomentar un empleo de servicio público que se debe ver como algo vocacional.

Ejemplo de ineficacia política e ideológica, Colau, no deja de ser un reflejo de los prejuicios que gentes como ella están esparciendo por la sociedad española. Y lo hace ahora, en el momento en que más se necesita reforzar la credibilidad en nuestras instituciones democráticas y en las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Habría que recordarle a la ex activista que son esas personas, a las que cierra las puertas de la Fira de Barcelona, las que nos protegen de la amenaza yihadista, aquellos que apagan muchos de los incendios forestales, salvan vidas en mar y montaña o patrullan nuestras calles para mantener el orden público.

Colau no deja de ser un reflejo de los prejuicios que gentes como ella están esparciendo por la sociedad española.

Si algún día tengo hijos, solo espero que no gobierne gente como Colau, más preocupada en ganar la guerra civil ochenta años después, fomentar el independentismo o hacer políticas de salón de peluquería, muy vistosas pero fugaces. Si algún día tengo hijos, ya me encargaré yo de recordarles que nuestra policía asiste y salva vidas. Anclarse en lo anecdótico de las cargas policiales es reduccionista y simple, propio de ideologías populistas tan de moda entre algunos. Falta pedagogía política y sobra mucha tontería. Con este panorama, me voy a pensar mucho tener descendencia.

*Javier Lojo es actualmente el responsable de Acción Política y Programa de UPYD en Galicia.

Una respuesta para "Así no, Ada"