Campaña para evitar la compra de animales como regalo navideño

LIBERA! impulsa acciones informativas para desincentivar este tipo de obsequios
Publicado por o día 14/12/2017 na sección de Social

Campaña para evitar la compra de animales como regalo navideño

Los animales no son cosas ni regalos. Esa es la máxima con la que la Asociación Animalista Libera está trabajando durante estos días para prevenir la compra de animales domésticos y exóticos como obsequio navideño en Vigo, una práctica todavía extendida en la comunidad que sólo contribuye a mantener la “cosificación” de los seres vivos como meros objetos de deseo.

La compra compulsiva, alimentada por la exhibición de animales en escaparates, podría tener sus días contados, ya que la nueva Ley de Bienestar Animal de Galicia contempla la prohibición de esta práctica comercial después de un periodo de adaptación para las tiendas y establecimientos que todavía venden toda clase de animales vivos, desde perros y gatos, hasta conejos y cobayas.

Precisamente los animalistas han advertido un incremento del comercio de pequeños animales como regalo de Navidad en base a supuestos criterios de comodidad, como si un conejo, cobaya o hámster, e incluso tortugas, no requirieran el mismo número de cuidados, o no necesitan tener una asistencia veterinaria regular. Son precisamente las especies de menor tamaño las que aumentan en mayor número su abandono.

Se estima que el 40% de los animales empleados como regalo de Navidad serán abandonados durante el primer trimestre de 2018, o entregados a centros de recogida como A Madroa o a alguno de los refugios del área metropolitana de Vigo. Esto supone un problema para los municipios, ya que asumen con sus presupuestos la manutención, rehabilitación y procedimiento de adopción, y por descontado a las entidades protectoras, desbordadas por la problemática.

Con la campaña “No soy tu regalo”, la Asociación Animalista Libera espera concienciar a las viguesas y vigueses sobre la necesidad de no emplear los animales como objeto, y mucho menos realizar transacciones a través de centros o vendedores no autorizados. El comercio ilegal, principalmente a través de redes sociales, supone un fraude fiscal y ninguna garantía de salud en los propios animales.