CESM rechaza el bono de la Xunta al personal sanitario porque es ‘indignante’ y reclama los derechos perdidos como reconocimiento a su labor

Publicado por o día 21/06/2020 na sección de Cesm-Galicia,Sindicatos

CESM rechaza el bono de la Xunta al personal sanitario porque es ‘indignante’ y reclama los derechos perdidos como reconocimiento a su labor

La Delegación de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos en Galicia (CESM) rechaza de plano el ‘bono propina’ de 250 € anunciado por la Xunta para los trabajadores de la Sanidad Pública, porque lo considera ‘indignante’ y reclama que, si realmente quiere reconocer la ingente labor desarrollada por este colectivo en la lucha contra el COVID-19, revierta todos recortes salariales, sociales y asistenciales que perdimos a causa de la crisis de 2009.

El Sindicato Médico demanda, asimismo, la implantación de otras medidas y derechos largamente reivindicados, y a los que la Consellería y el SERGAS durante años han hecho caso omiso incluso después de haber sido pactados, y que elimine la precariedad en la contratación para contar con condiciones laborales dignos y estables, con Listas de Contratación de Facultativos Hospitalarios transparentes y que introduzca mejoras en la atención de los pacientes.

Los profesionales exponen que esas reivindicaciones y mejoras es lo que habríamos esperado de nuestras autoridades sanitarias, si realmente quieren tener un gesto de reconocimiento al duro trabajo realizado durante esta crisis, y no un ese bono propina, que más puede considerarse ‘una tomadura de pelo que un regalo de agradecimiento’, y que produce el efecto contrario que el perseguido, en plena campaña electoral.

CESM está convencida de que los profesionales sanitarios en general y los Facultativos en particular son merecedores de un reconocimiento y compensación por parte de la Xunta, ya que ‘trabajamos con una implicación y entrega muy superior a lo que sería exigible, y lo hicimos por sentido del deber y por el compromiso adquirido con los ciudadanos, muchas veces en condiciones muy difíciles por la desprotección y falta de medios a la que nos hemos visto sometidos’, y el mejor y más justo reconocimiento -subrayan- sería la recuperación de los derechos perdidos y el cumplimiento de los compromisos adquiridos por el SERGAS para acabar con la precariedad laboral y recuperar la calidad asistencial.

Esto es lo que habríamos esperado de nuestras autoridades sanitarias, y no un “regalo de agradecimiento” que, si es ruin, produce el efecto contrario.

Comentar noticia

Your email address will not be published.