Citröen Vigo propone los recortes más duros de la historia de la fábrica en su primera propuesta

Publicado por o día 21/10/2014 na sección de Vigo

Citröen Vigo propone los recortes más duros de la historia de la fábrica en su primera propuesta

 Triste noticia esta mañana la recogida a través de los sindicatos con presencia en el comité de la planta de automoción de Citröen en Vigo que han dado a conocer las propuestas que ha puesto encima de la mesa la Dirección de PSA con el fin de rebajar costes y optar a la fabricación del proyecto K9, un nuevo modelo de furgonetas por el que compite la planta de Vigo.

La fabricación de este nuevo modelo aseguraría carga de trabajo por varios años, el problema es que además de Vigo, Eslovaquia también quiere adjudicárselo y aunque desde Francia parece que sería la ciudad olívica su mejor opción, para ello deberán rebajar costes de producción y eso incluye salarios, ya que el de los trabajadores vigueses es en algunos casos superior hasta en un 50%.

Entre algunas de las propuestas que se han publicado en diferentes medios, destacan las siguientes:

– Rebaja de un 5% del salario

Rebaja de un 50% del importe de las pagas extras

– Rebaja de un 50% complemento a fijos de noche

– Rebaja de un 50% complemento nocturnidad

– Rebaja de un 50% complemento cabina de lacas

– Rebaja de un 50% complemento fin de semana

Rebaja de un 30% la prima de objetivos

Rebaja de un 10% en la antigüedad y congelación de trienios

Eliminación de complemento de presencia

– Congelación de sueldos hasta 2019

El próximo 23 de Octubre empresa y sindicatos se reunirán con aires renovados después de las recientes elecciones sindicales donde nuevamente el SIT ha logrado una amplia mayoría. Los sindicatos han tachado las medidas de desproporcionadas y de ser las peores de la historia de la fábrica.

De llevarse a cabo, cada trabajador de la fábrica perdería alrededor de 3.000 euros anuales o lo que es lo mismo, 250€ menos al mes aunque por el momento sólo es una propuesta y se espera que la Dirección afloje un poco sus pretensiones y el gobierno de A Xunta entre con nuevas subvenciones al sector que logren rebajar los costes y darle a la planta de Vigo la construcción del nuevo modelo.