Claves para llevar la contabilidad de tu empresa por ti mismo

Por o 25/08/2017 | Sección: Empresas
Claves para llevar la contabilidad de tu empresa por ti mismo

Todo lo relacionado con la contabilidad de un negocio puede ser bastante frustrante; y es que es un tipo de actividad que requerirá de bastante tiempo, además de que no va a darnos ingresos: tendremos que estar confeccionado facturas por un lado, cuadrando los gastos por otros, calculando impuestos para presentarlos en las Administraciones.

Lo que más nos asusta es que una vez que hayamos terminado con ellas es encontrarnos con que no cuadran.

Saber organizarse es crucial y, por esta razón, nosotros te hemos preparado una serie de tips que te van a venir muy bien.

Consejos para llevar la contabilidad de tu empresa al día

Elige un programa para empezar a facturar

Con un programa para facturar lo podrás llevar todo de una manera muy sencilla. Y es que no solo te permitirá gestionar y controlar los ingresos, gastos y los impuestos, si no que también te ayudará a saber cómo evolucionar le negocio, si se están cumpliendo o no las proyecciones de negocio, podrás emitir informes sobre tu situación financiera.

Digamos que el software se convertirá en tu compañero inseparable sin el que tu negocio no podría sobrevivir.

Cuentas contables

Debes de llevar un registro de las “cuentas contables”. Estamos hablando de un recurso que se representan forma de T, con 2 columnas en las que se irán anotando los cambios que se producen en la cuenta (representados como Debe y Haber).

De esta forma, la columna de la izquierda recibirá el nombre de “Debe” y la de la derecha el de “Haber”. Es importante, por lo menos en un primer momento, que tanto él debe como el haber tengan los significados propios de cada una de las columnas, evitando tener que buscarles cualquier otro significado.

Controla tus impuestos

No importa qué tipo de actividad estés desempeñando, si o si llevará asociado el pago de impuestos. En España habrá que pagar básicamente el IVA, el IRPF, así como el IS (Impuesto de Sociedades).

Deberías de tener una carpeta (ya sea física o virtual), en donde vayas guardando los diferentes impuestos que luego debes de declarar cuando llegue la fecha en cuestión. Ten en cuenta que si se te pasa la fecha, no solo te vas a enfrentar a recargos de importancia, si no que es posible que hasta recibas unas Inspección de Hacienda.

No dejes todo para el final

Uno de los conceptos básicos a entender para empezar con la contabilidad es entender que no se puede dejar todo para el último momento.

Deberías de dedicar, por lo menos, unos minutos al mes para ponerlo todo al día. Si lo dejas para el final de cada trimestre, no tendrás margen para poder solucionar cualquier error que hayas cometido.

Si no tienes muy claro cómo proceder, deberías de contratar a un contable que llevase tus cuentas.