El coaching, una herramienta imprescindible para un negocio del S. XXI

A día de hoy, es imprescindible recurrir al coaching si tienes un proyecto o un negocio para desarrollar, ya que de esta forma conseguiremos alcanzar nuestros objetivos de una forma más clara y eficiente.
Publicado por o día 12/12/2017 na sección de Empresas

Cuando tenemos que sacar adelante un proyecto, independientemente del tipo que sea, el coaching se convierte en nuestro recurso más valioso, y es que gracias a él vamos a llevar a cabo una organización mucho más específica, consiguiendo de esta forma obtener los mejores resultados en el menor plazo de tiempo posible, y sobre todo disminuyendo los errores y aumentando las posibilidades.

Qué es el coaching

Básicamente, el coaching es un conjunto de técnicas a través de las cuales vamos a ser asesorados convenientemente, tanto a título individual como en equipo, en base a los procesos que deberemos llevar a cabo con el objetivo de alcanzar nuestras metas.

Para ello es necesario que contemos con la figura del coach, el cual deberá ser profesional y estar certificado debidamente con el objetivo de garantizar los mejores resultados.

En definitiva, gracias al coaching vamos a conocer aspectos tan importantes como el punto de partida en el que nos encontramos así como todos los recursos que vamos a necesitar durante el camino para conseguir alcanzar nuestro objetivo final, de manera que podremos establecer una organización adecuada que nos ayude a llegar a nuestro objetivo de la forma más eficiente que podamos imaginar.

Cómo funciona el coaching y qué ventajas me va a aportar

Básicamente, un buen coaching nos va a aportar una gran cantidad de beneficios que van desde el hecho de que vamos a obtener mejores resultados, hasta por supuesto el alcanzarlos en un plazo de tiempo menor.

El objetivo principal será conocer de antemano todas las herramientas y recursos que vamos a necesitar y, por supuesto, ponerlas a nuestra disposición para poder llevar a cabo todo el proceso con la seguridad de que vamos a poder hacer frente rápidamente a cualquier imprevisto.

Es decir, nos vamos a preparar para todo lo que pueda ocurrir durante el trayecto, y por supuesto también procederemos a fijar este camino a través de tres fases que son las siguientes.

H3Empieza tomando conciencia de dónde te encuentras

El primer paso es imprescindible, ya que de hecho suele ser el que más falla a la hora de llevar a cabo cualquier tipo de proyecto.

Básicamente lo que tenemos que hacer es tomar conciencia del lugar en el que nos encontramos, es decir, que recursos tenemos a nuestra disposición en este momento, como estamos de motivados para salir adelante y conseguir alcanzar nuestros objetivos, si estamos concienciados de que realmente está a nuestro alcance, también deberemos conocer las habilidades tanto propias como las de todo el equipo en el caso de que exista, y en general buscaremos respuesta a todas las dudas que tengamos al comienzo.

Es decir, vamos a intentar saber con qué equipo partimos para empezar esta excursión que nos llevará hasta lo más alto de la cima.

H3Empieza a fijar los objetivos del camino

Una vez que ya sabemos todas las herramientas de las que disponemos, es el momento perfecto para organizar el viaje, y para ello vamos a ir fijándonos una serie de objetivos a lo largo de todo el camino de manera que estableceremos una serie de pautas en función de cada uno de ellos.

Dependiendo del tipo de negocio que tengamos frente a nosotros, lo lógico es que tengamos que realizar una organización diferente para conseguir alcanzarlo, pero en cualquier caso la idea principal es establecer objetivos posibles y realistas, y el plazo que transcurre desde que empezamos hasta que alcanzamos cada uno de ellos, analizaremos cuántos imprevistos nos podemos encontrar y, por supuesto, cuál es el mejor camino y qué es lo que deberemos realizar en cada caso.

Al tratarse de objetivos más claros y de menor intensidad, observaremos que el proceso para llegar a nuestro objetivo final es mucho más claro y sencillo, con lo cual, en cada momento nos tenemos que centrar única y exclusivamente en el objetivo que nos toque, olvidando por completo todo lo demás, lo cual nos va a ayudar a enfocar mucho la idea y sobre todo sacarle un mejor partido.

H3Es el momento de pasar a la acción

Finalmente, una vez que ya se han establecido los objetivos, entonces es el momento de pasar a la acción. Ahora ya conocemos cómo va a ser el camino para alcanzar la cima, por lo que, lo único que tenemos que hacer es empezar a dar los pasos tal cual nos hemos organizado en el apartado anterior, y veréis que en muy poco tiempo conseguimos esos resultados que hasta hace poco parecían casi imposibles para nosotros.

Además del coaching, preocúpate también por mejorar tu oratoria

Pero muchas veces nos centramos sólo en organizar las cosas y no prestamos atención a nuestras capacidades para conseguir sacar adelante a todo el equipo.

En primer lugar es muy importante tener muy claro que la capacidad para hablar en público o para organizar un equipo de trabajo no es algo con lo que se nazca, de manera que debemos prepararnos de forma adecuada con el objetivo de mejorar nuestras capacidades.

Básicamente, nuestro objetivo a través de la oratoria va a ser prepararnos concienzudamente para poder comunicar nuestras ideas de la forma más efectiva posible, es decir, tenemos que transmitir todas nuestras ideas de una forma completamente resumida pero que contenga la máxima información, y sobre todo también debemos hacerlo con toda la convicción, ya que sólo así vamos a conseguir alcanzar nuestro objetivo que es el de ser líderes de ese grupo y conseguir que todo el proyecto llegue a buen cauce de la forma más efectiva y con la garantía de que todos los participantes estarán completamente motivados.

Por ello es importante que tengamos en cuenta que, si queremos conseguir los mejores resultados posibles, es necesario que nos formemos adecuadamente y que contemos con toda la ayuda profesional a través de la cual todo esto que ahora parece tan lejano se acabe convirtiendo en una realidad muy pronto.