Cobots: ¿nueva tendencia o vuelta al origen?

Publicado por o día 23/03/2021 na sección de Economía

covots nvYa hace unos cuantos años que las marcas más importantes de tecnología, comenzaron a utilizar estos robots colaborativos como base productiva de sus fábricas. Con origen en ‘Sillicon Valley’, o en las automotrices japonesas, el cobot vino a cambiar el paradigma fordista de la reproducción en serie. Hoy les contaremos todo lo que deben saber sobre esta nueva tendencia que se impone en el mundo de las grandes industrias. 

Para arrancar a diagramar los por qués del ‘boom’ que han generado los cobots en los últimos tiempos, es necesario comprender sus funciones y beneficios. La definición de cobot, como la palabra lo indica, es la de ser un robot colaborativo. Se encargan de automatizar procesos, para ayudar al trabajador de planta. Lejos de reemplazar al humano, pasan a encargarse de las tareas monótonas, las cuales suelen ser las principales causantes de accidentes laborales. Como explicaron a lo largo de la historia un sinfín de escritores y filósofos marxistas, en las fábricas, a la hora de llevar adelante actividades repetitivas, suelen generarse estados de alienación, produciendo déficits de atención que pueden llegar a desembocar en lesiones. Los cobots vienen a combatir este problema, cooperando en estas áreas particularmente. 

Lo segundo que se podría analizar es la diferencia entre los cobots y los robots industriales comunes. Por un lado el cobot a diferencia del robot normal, suele ser compacto y pequeño en tamaño, lo cual culmina en la posibilidad de poder ser re ubicado en algún sitio distinto de la fábrica, como ocurre por ejemplo con los robots de soldadura. No así el industrial, que suele ser pesado y ocupa muchísimo espacio. Pero la distinción principal entre ambos, reside en el peligro que puede desarrollarse en una planta, respondiendo a la intensidad de los trabajos realizados por el industrial normal arcaico. 

El cobot, en contraposición, no sustituye al trabajador sino que lo asiste, y en esa pequeñas ayuda (así como su tamaño) reside la clave de todo. Suelen incluir sensores de movimiento y escáneres de actividad modernos que permiten detenerse al instante que encuentran una falla en los procesos a llevar a cabo. Si hay algo que ha mejorado en las últimas décadas, es la cantidad de accidentes fabriles, en donde trabajadores anteriormente solían resultar desfavorecidos como víctimas. 

Tal vez es una simple pregunta disparadora de contenido la que incluimos en el título, pero en las primeras pequeñas casas de trabajo, antes de llamarse fábricas, solía existir un sentido de artesanía y familiaridad que tal vez sirva para explicar porque comparamos el presente con el pasado. En esa animosidad casera, de elementos pequeños desarrollando sus labores en conjunto con los trabajadores, en esas pequeñas herramientas y en la colaboración solidaria, fue en donde se fundó la idea, el concepto de empresa. De alguna manera esa noción de simpleza y colaboración surgida en la antigüedad, se combinó de manera casi perfecta con la modernidad y la tecnología, para crear un espacio nuevo de trabajo, en donde cuidado y producción, evolucionan luego de mucho tiempo, unidos y de la mano. 

Comentar noticia

Your email address will not be published.