Cómo combatir la depresión infantil

Publicado por o día 10/05/2017 na sección de Salud

Cómo combatir la depresión infantil

La depresión infantil es un tema bastante complicado, ya que los niños no suelen hablar de los sentimientos que tienen ni saben identificarlos si no han sido instruidos para ello. Por ello, es necesario que los padres estén muy atentos a ellos, para poder identificar y ayudar a combatir de la mejor forma la depresión en los niños.

Los padres de los niños pueden hacer mucho para ayudar a combatir la depresión. En primer lugar, lo mejor es fijarse en si presenta alguno de los síntomas característicos de la depresión infantil, como que el niño se encuentre triste o irritable, que no disfrute de la misma forma en que lo hacía antes con sus actividades favoritas, que duerma poco durante las noches o se encuentre somnoliento durante el día, que no tenga ganas de estar con la familia o con los amigos, o que tenga falta de energía o pensamientos de forma recurrente sobre la muerte y el suicidio, entre otras. Todos los niños pueden presentar alguno de estos síntomas en menor o mayor medida en algún momento, sin embargo, sería preocupante cuando se presentan la mayoría de ellos y de forma bastante frecuente.

En estos casos, lo primero que hay que hacer es hablar con el niño de forma calmada y con comprensión, sobre lo que siente y sobre sus vivencias en el hogar y en el colegio, para descubrir si hay algún acontecimiento por el que pudiera estar preocupado o que le esté produciendo malestar.

En segundo lugar, es necesario comunicárselo a su pediatra. Si este comprueba que el niño está sufriendo una depresión, le derivará a un psicólogo. Existen muchos psicólogos infantiles especializados en los problemas psicológicos que más frecuentemente sufren los niños, y en concreto de la depresión. En Consulta 21 psicólogos, por ejemplo, se pueden encontrar diversos profesionales que ayudarán al niño a combatir la depresión con las terapias y técnicas más avanzadas del momento.

Otra forma de ayudar a combatir la depresión infantil es ofrecer un clima de confianza al niño en el hogar, para que siempre se sienta seguro y protegido para contar cualquier problema por el que pudiera estar atravesando.

También es muy conveniente cambiar los hábitos del menor si este no sigue un estilo de vida saludable, ya que también influyen en gran medida en el estado de ánimo y en la fortaleza para afrontar los problemas. En este sentido, se debe fomentar la actividad física y una dieta más saludable y además se debe limitar el tiempo que el niño pasa viendo la televisión o jugando en el ordenador.