Cómo adelgazar sin esfuerzo

Publicado por o día 24/07/2015 na sección de Alimentación,Salud

Cómo adelgazar sin esfuerzo

Es frecuente preguntarse por qué no se pierde peso cuando se está llevando a cabo algunas dietas “infalibles” y a veces poco sanas, en las que se pasa hambre y al final del día te encuentras sin energía y con mucha hambre. Vamos a ver algunos trucos para adelgazar y perder peso con facilidad, sin tener que recurrir a las dietas ni a los agobios que éstas producen.

1- Diluye los zumos– Muy sencillo. Las frutas aunque son alimentos naturales, ricas en propiedades, contienen mucho azúcar. El truco es echar en un vaso solamente medio vaso de zumo natural y añadir agua, así estarás 85 calorías por vaso. También hay que tener en cuenta a la hora de comprar, que sea zumo y no néctar, los néctares contienen más azúcar.

2- Mastica chicle – Reciente estudios han descubierto que masticar chicle sin azúcar durante la jornada laboral o durante todo el día, consigue que el metabolismo se incrementa por encima de los valores normales hasta casi un 20%.

3- Presta atención al etiquetado de los alimentos – El marketing a veces trabaja de manera poco real. Si unas galletas u otro alimento dice en la etiqueta que contiene 150 calorías y en el paquete vienen de cuatro en cuatro, o te invitan a comer más de una, no te equivoques, te estarás comiendo el doble. Hay que estar alerta a estos “trucos” publicitarios, adelgazar depende de ello.

4- Té verde – Entre las muchas propiedades del té verde se incluye la cafeína que contiene esta infusión, la cual favorece la liberación de ácidos grasos. Además el té verde contiene antioxidantes, si además hacemos un poco de ejercicio lograrás quemar grasa con mayor celeridad. También hay productos de Parafarmacia que puede ayudar a acelerar el proceso quemagrasas y recuperar la figura.

5- Come en casa – Un truco imprescindible para adelgazar. Cuando vamos a comer o cenar fuera, desconocemos las materias primas, harinas, aceites refritos, salsas…,además al ir acompañados siempre se acaba comiendo demás, postres, refrescos, todo con alto contenido en azúcar. Al final se acaban ingiriendo entre 300 y 500 calorías más que si comieras en casa. Una rutina de comer fuera hará que nuestra nutrición se salga de nuestro control. Comiendo durante tan solo una semana en bares o restaurantes, notaremos un incremento de peso y nuestra salud saldrá perjudicada.