Cómo ahorrar electricidad en casa

Publicado por o día 28/02/2020 na sección de Hogar

Cómo ahorrar electricidad en casa

Los crecientes gastos energéticos nos están obligando a buscar maneras de ahorrar. Bastante gente consume mucha más energía de la necesaria en su uso diario de los electrodomésticos, lo cual obviamente se traduce en unas facturas más elevadas. Así pues, ¿cómo podemos seguir usándolos mientras ahorramos y reducimos el consumo de energía? Os presentamos unos cuantos trucos para que la factura de la luz no duela tanto.

Cocina

En la cocina consumimos la mayor cantidad de energía, ya que es donde se encuentran la mayoría de aparatos. Conviene saber que si la nevera se encuentra demasiado cerca de la cocina o del horno, consumirá más energía. Por lo tanto, debe estar alejada de los aparatos que emitan calor. Además, la temperatura óptima del frigorífico debe oscilar entre 5 y 7 grados, mientras que el congelador debe estar a -18 grados. Incluso un grado menos de lo normal provoca un aumento en el consumo de energía del 5%. Recordad también que nunca se deben introducir productos calientes y que tampoco se debe dejar abierta durante demasiado tiempo.

En cuanto a la cocina eléctrica, se puede ahorrar muchísima energía. La regla básica es cocer el agua o cocinar los platos con tapa. Eso acortará el tiempo necesario para alcanzar la temperatura alta necesaria. Las ollas deben tener un diámetro unos 2 cm mayor que el fuego para que este se aproveche al máximo.

Si usáis horno, una de las reglas fundamentales para ahorrar energía es no abrir su puerta sin necesidad. Asimismo, merece la pena apagar el horno unos minutos antes de acabar de asar y dejar la comida dentro un rato más. También merece la pena planificar el horneado de modo que nada más calentar un plato se meta el siguiente. Si no hay riesgo de que los olores se transfieran, también podéis meter dos platos a la vez en distintas rejillas.

El hervidor inalámbrico también es un tipo de ladrón de corriente si no lo usamos de la forma adecuada. El error básico es hervir más agua de la necesaria. Siempre hay que meter la cantidad de agua que vayamos a necesitar. También conviene recordar que hay que limpiar los sedimentos del hervidor, ya que son otra causa de que se consuma más corriente.

Salón

En el salón solemos tener la tele encendida, y no solo cuando estamos viendo algo, sino como elemento de fondo en la vida familiar. Este hábito nos puede costar un dineral, así que merece la pena cambiarlo por el modo ahorro. Por lo tanto, en vez de dejar la tele encendida, es mejor poner la radio, que servirá de sonido de fondo al igual que la tele pero es mucho más barata. Asimismo, es recomendable coger el hábito de desenchufar los aparatos que no estemos usando. No todos lo saben, pero los aparatos que se dejan en modo espera también gastan corriente.

Lo de apagar las luces al salir de las habitaciones ya lo saben los niños, pero incluso algunos adultos se olvidan de apagar algunas lámparas. Merece la pena cambiar este hábito cuanto antes, ya que es una forma muy tonta de malgastar energía.

Al cabo de un año, cambiar algunos hábitos cotidianos al usar los electrodomésticos permitirá ahorrar una buena suma de dinero al que le daréis mejor uso que si lo gastarais en facturas. Os recomendamos empezar a ahorrar energía hoy mismo. Si en un momento dado no pudieras afrontar los gastos en facturas, hay préstamos rápidos online que se pueden sacar online. ¡Echa un vistazo a su oferta!

Comentar noticia

Your email address will not be published.