¿Cómo funciona el proceso de reciclado de metales?

Publicado por o día 20/06/2022 na sección de Empresas,Medio Ambiente

La mayoría de los metales que nos encontramos en nuestra vida diaria se pueden fundir y volver a utilizar para la creación de metales nuevos. Son muchos los objetos que se pueden reducir a chatarra, y que están compuestos de metales reciclables como el hierro, acero, aluminio, cobre, latón, bronce o plomo.

Reciclar los metales ayudará a que no se empeore la situación actual de contaminación, reduciendo la contaminación del agua, aire y reduciendo la energía necesaria. Además, se ahorrarán millones de toneladas de chatarra, y estos provienen de recursos no renovables, por lo que el reciclaje es básico para dejar una importante huella medioambiental.

¿Qué metales se pueden reciclar?

Se pueden reciclar un gran número de metales que se pueden reciclar, aunque algunos no son reciclables debido a que han servido para almacenar productos tóxicos, como es el caso de los contenedores. Sin embargo, siempre que estén limpios, se podrán reciclar materiales como:

  • Hierro: este es el metal duro más usado, y está presente en puertas, herramientas, tornillos, martillos o adornos.
  • Acero: está muy presente en electrodomésticos, piezas de coche, elementos de cubertería, equipos mecánicos, entre muchos otros.
  • Aluminio: es un metal muy usado por su versatilidad, y está presente en múltiples cosas en nuestros hogares.
  • Cobre: este es un elemento clave en el mundo eléctrico, y se puede encontrar en cables, cacerolas, ollas o tuberías.
  • Bronce: esta es una aleación de cobre con estaño y en la actualidad se conservan muchas obras de decoración o joyas hechas en este metal.
  • Latón: es una mezcla de cobre y zinc, y tiene un color dorado, siendo muy utilizado en bisutería.
  • Plomo: este se funde con facilidad por lo que antiguamente era muy empleado. Sin embargo, en la actualidad está presente especialmente en las baterías.

Otros metales como el oro también se pueden reciclar y vender por su alto valor, pero estos requieren de mucha más energía para que se complete el proceso de reciclado.

¿Cómo es el proceso de reciclado de metales?

El proceso de reciclado de metales se compone de cinco fases, las cuales serán:

Recolección

En esta fase las empresas especializadas recogen los desechos, y por lo general se llega a un acuerdo con la empresa dueña de la chatarra sobre el precio a pagar.

Separación

En este paso, se separan los metales desechados para determinar cuáles están en buen estado y cuales están oxidados y no se pueden reciclar. Además, se deben separar de otros materiales como los plásticos o la madera para lograr reciclarlos.

Preparación y trituración

Cuando se separan, los metales son compactados con la finalidad de que se facilite el manejo de los mismos. Después de ello, comenzará el proceso de trituración, con el cual se reduce el volumen de los residuos metálicos con la finalidad de ahorrar energía en la fundición.

Fundición

En este momento se pasarán las láminas metálicas por un horno para que sean fundidos. El reciclado utilizará mucho menos calor que la fabricación de metales nuevos. Además, el consumo de agua también será más bajo, por lo que es un proceso con el que se contribuirá con el cuidado del medio ambiente.

Purificación

Este es un proceso en el cual se aseguran de que los metales procesados están completamente libres de impurezas. Para ello se usan técnicas como la electrolisis, o los mecanismos magnéticos que permiten eliminar restos de metales o materiales indeseados.

Una vez que se termina con este proceso, se pasará al proceso de enfriamiento, dejándolo listo para ser reutilizado.

Como puedes ver, existen muchas ventajas de reciclar metales, y será un gran aporte al medio ambiente lo que permitirá tener una gran versatilidad.

Comentar noticia

Your email address will not be published.