Cómo solucionar los problemas más frecuentes de la secadora

Publicado por o día 07/11/2020 na sección de Empresas

Al observar que la ropa no está lo suficientemente seca, le queda suavizante o pelusa, se puede revisar si este problema puede ser resuelto por el mismo usuario a través de tareas de mantenimiento. No obstante, si el secado deficiente persiste, es posible que se trate de una avería más compleja que requiera el trabajo de un técnico especialista.

Para atender cualquier tipo de reparación del electrodoméstico, es importante contar con herramientas y recambios de calidad.

La ropa queda húmeda

problemas con la secadoraCuando las prendas de vestir no se secan por completo adquieren un desagradable olor a humedad. Esto puede ser causado por varios factores: el programa no es el adecuado, la cantidad de ropa sobrepasa la capacidad del tambor y se utiliza más suavizante de lo requerido en relación con el volumen de la carga.

Después de revisar y ajustar, se recomienda mezclar las piezas con uniformidad en el tambor y abrir la puerta al finalizar el ciclo. En caso de haber una avería más compleja, siempre es aconsejable recurrir a profesionales como los de Electrotodo, donde además podrás encontrar repuestos y recambios de calidad, con la garantía del fabricante.

También es posible que la secadora no caliente aunque el tambor gire. Esto puede deberse a un fallo del termostato de seguridad u otro componente eléctrico. En este caso, el experto debe evaluarla para determinar cuál es el origen del problema.

El filtro se obstruye

Con el fin de mantener la secadora en óptimo estado, es importante limpiar el filtro de los restos acumulados de pelusa y suavizante después de cada secada o una vez cada 15 días, según la frecuencia de uso. Hacerlo es muy fácil a través de estas instrucciones.

  1. Extraer el filtro de la puerta.
  2. Limpiar el orificio del filtro y a los alrededores con un paño.
  3. Quitar la pelusa, enjuagar y secar.
  4. Colocar nuevamente el accesorio.

Así como es importante asear el filtro, también debe hacerse con el ventilador que, al obstruirse, aumenta el tiempo de secado, con un consumo eléctrico mayor.

Primero, debe verificarse su estado. Si está roto o desgastado, debe reemplazarse por uno nuevo. La mayoría de los ventiladores son universales, pero es preferible adquirir el original del fabricante.

En caso de estar en buenas condiciones, es aconsejable limpiarlo por lo menos una vez al año, de acuerdo a las especificaciones de la marca.

Cal en los sensores

Con el tiempo, se forman capas de cal sobre los sensores de humedad que obstaculizan medir el nivel de humedad de las prendas de vestir. Este problema se puede prevenir al limpiar con una esponja húmeda con agua y vinagre, por lo menos una vez al mes.

La secadora produce ruido

Debido al deterioro de los componentes mecánicos y eléctricos de la secadora, aparecen ruidos que resultan desagradables. Estos deben atenderse porque es probable que se trate de desgaste de los tensores, el eje o el motor.

Esta revisión debe realizarse de forma oportuna porque, con el tiempo, los ruidos empeoran con un daño más complejo de los componentes interno e implica más tiempo y dinero de reparación.

Se alarga en exceso el programa de secado

Cada programa de secado responde a un tiempo predeterminado según el modelo y la marca. No obstante, si se observa que el ciclo tarda cada vez más, es señal de que algo funciona con deficiencia. Puede deberse a la obstrucción del conducto de evacuación y filtros.

También puede deberse a condiciones ambientales de humedad extremas que afectan el sistema del electrodoméstico, especialmente en lugares con temperaturas por encima de 35 grados centígrados.

Consejos para mantener la secadora en óptimo estado

Cuando se utiliza de forma adecuada la secadora, se mantiene la calidad de los tejidos y se garantiza su larga vida útil. Cada tipo de prenda requiere de un programa en específico. Por ejemplo, no es el mismo para la ropa de algodón o de lino.

  • No utilizar el 100% de la capacidad del tambor, dejar por lo menos un 20% libre para evitar sobrepeso de la ropa mojada.
  • Es preferible secar en dos cargas que en una con la capacidad al máximo. El calor del primer ciclo ayuda al segundo. Esto también reduce el consumo eléctrico.
  • Después de cada secado, limpiar los filtros.
  • La ropa gruesa como la lana, requiere de programas temporizados de agua caliente para evitar que quede húmeda.
  • Evitar utilizar la secadora con prendas con lentejuelas. Es preferible llevarlas a la tintorería.

La secadora es un electrodoméstico útil, especialmente para las personas que tienen poco tiempo para las labores domésticas. Pero hay que darle un uso adecuado y el mantenimiento continuo para garantizar su durabilidad.

En caso de observar que la avería persista, es aconsejable llamar al técnico de confianza. Es importante utilizar los recambios de calidad originales, con su respectivo certificado de garantía.

Comentar noticia

Your email address will not be published.