El concierto contra la represión de La Insurgencia y artistas solidarios abarrota la sala Bonus Track de Vigo

Antes del concierto se celebró un acto solidario con el rapero Valtonyc.
Publicado por o día 29/05/2018 na sección de Cultura,Galicia,Vigo

El concierto contra la represión de La Insurgencia y artistas solidarios abarrota la sala Bonus Track de Vigo

El pasado sábado día 26 la sala Bonus Track de Vigo acogió el concierto contra la represión y en favor de la libertad de expresión ofrecido por miembros del colectivo musical La Insurgencia y artistas solidarios del mundo del rap y la cultura urbana.

El evento dio comienzo alrededor de las ocho de la tarde con la actuación de Anxo, Gabri y Kuma, que pusieron al público en pie con un imponente freestyle que llevó a los asistentes de la risa a la indignación, para acabar estallando en aplusos ante el ingenio de sus improvisadas rimas, algunas de las cuales partieron de cosas tan inesperadas como los objetos que el público llevase en sus bolsos y bolsillos.

Concluido el freestyle, tomó el escenario la gente de Cloaka Sound y J.C.A. Su estilo lírico supuso un fuerte contraste con las improvisaciones anteriores y la sala recibió con calidez los versos de los artistas. Estos reivindicaron en varias ocasiones la libertad de expresión y la absolución de los compañeros Valtonyc o La Insurgencia, todas ellas recibidas con sonoros aplausos por el público que abarrotaba el local.

Tras ellos, fue el turno de Perros Norteños y Buyo, que mantuvieron la misma tónica crítica con el poder y reivindicaron las libertades artísticas, al tiempo que ponían a la sala a bailar con su rap de temática realista y cotidiana. Con ellos concluían las actuaciones de los artistas invitados y saltaban al escenario Pipe Díaz y Saúl Zaitsev, dos de los miembros del colectivo La Insurgencia, condenados a dos años y un día de cárcel por las letras de sus canciones.

Amordazados con cinta americana y simulando tener las manos atadas, desarrollaron una breve performance mientras el público coreaba “libertad La Insurgencia”, que terminó con los artistas deshaciéndose de las mordazas y poniendo a todos sobre aviso de que estamos en “Alerta Roja”, su primer tema de la noche. Tras él, y llevados por las bases y la maestría con la mesa del también Insurgente Paco, los raperos hicieron un recorrido por los dramas cotidianos de cualquier barrio obrero, donde las oportunidades son siempre pocas y las trampas para una juventud quemada y sin futuro son, en cambio, abundantes.

No faltó tampoco la crítica a las organizaciones políticas de izquierdas, a las que La Insurgencia reprocha, entre otras cosas, haber traicionado a la clase trabajadora o haber aceptado la mal llamada Transición, que sólo fue “un blanqueo del régimen franquista”, denuncian.

Entre el repertorio elegido interpretaron varios de los temas por los que han sido condenados a penas de cárcel, guardándose para el final un divertidísimo tema dedicado a la magistrada de la Audiencia Nacional Ángela Murillo. Ésta emitió voto particular de absolución en la sentencia que condenó a los jóvenes, si bien se refirió a ellos en términos como “críos que buscan llamar la atención” y cuyos gestos y palabras “infantiles” durante la vista “los delataron”. La propia Murillo estuvo presente en la careta que se puso uno de los artistas e hizo las delicias del público con sus bailes “sensuales” y burlescos. Con ellos, pusieron el punto final a las casi cinco horas de música y poesía que habían comenzado en la previa al concierto con un acto en apoyo del exiliado Valtonyc. En él, se reclamó nuevamente su libre absolución, tras lo cual se abrió el micrófono al público y artistas asistentes para que se expresasen “en libertad” y “sin mordazas”.

El colectivo agradeció la asistencia del público y señaló que continuarán cantando y denunciando la asfixiante represión que ejerce el Estado sobre quienes se muestran críticos con sus leyes y sus actuaciones. “Nos quieren callados y solos, pero nos van a encontrar juntos y gritando muy alto contra su represión”, concluyeron.

El colectivo de raperos continuará con los actos reivindicativos y artísticos hasta que se produzca la absolución de todos los procesados o se produzca su ingreso en prisión si no prospera el recurso interpuesto por su representante legal, el letrado Juan Manuel Olarrieta. En él, reclama la anulación de la condena impuesta por la Audiencia Nacional al considerar que unas canciones no pueden nunca constituir un delito, pues son creaciones artísticas amparadas por el derecho fundamental a la libertad de expresión y creación artística. A fecha de la presente crónica, todavía se desconoce la fecha en que se resolverá dicho recurso.