Consejos para la insonorización de locales y estancias

La insonorización de estancias y locales en ocasiones es obligatorio por ley, y en otras simplemente se basa en la búsqueda de una mayor privacidad o, incluso, para evitar molestar al resto de personas que haya en los alrededores.
Publicado por o día 30/08/2017 na sección de Empresas

Consejos para la insonorización de locales y estancias

Si necesitamos insonorizar un local o determinadas estancias, existen distintos sistemas a través de los cuales vamos a conseguirlo con las mayores garantías del mercado. Esto es como encontrar a una persona, que si no nos ponemos en marcha, al final retrasamos el proyecto con los riesgos que ello conlleva, así que manos a la obra y seguid estos consejos que os pueden ayudar.

Las barreras acústicas, un elemento necesario para particulares y empresas

No hay duda alguna de que las barreras acústicas son un recurso cada vez más utilizado tanto en hogares como en fábricas, centros de enseñanza, oficinas, etcétera, y es que debemos recordar que nos permiten evitar que en el exterior se oiga el sonido del interior, además de que también nos protege frente a ruidos externos.

Básicamente estamos hablando de un sistema de control de ruido fantástico que garantizará una mayor privacidad y por supuesto también favorecerá la sonorización tanto con respecto al interior como con el exterior evitando molestias a terceras personas.

Hay que tener en cuenta que existen leyes que obligan a establecer un control relacionado con los niveles de ruido tanto en el hogar como en cualquier tipo de instalación, lo que significa que, en el caso de excedernos, estaremos cometiendo una ilegalidad de manera que podremos ser denunciados por aquellas personas que se vean afectadas.

Esto es importante tenerlo en cuenta ya que muchas veces vamos dejando lo de insonorizar para más adelante, pero esto tan sólo nos puede llevar a que de repente nos encontremos con un proceso judicial que seguro va a tener un coste mayor del que tendríamos con la insonorización, porque está claro que no va a bastar con regalar al perjudicado una sencilla tarjeta de regalo como las que podemos encontrar en TarjetaRegalo.gratis, y además también nos veremos obligados a insonorizar ya que estamos hablando de un juicio que tiene ganado nuestro adversario, así que, antes que dejarlo todo al azar y arriesgarnos a fuertes multas, es mejor que nos pongamos manos a la obra y garanticemos que tanto dentro como fuera el ruido se va a estabilizar adecuadamente.

Los distintos materiales acústicos que podemos elegir

En ese sentido es muy importante tener en cuenta que vamos a poder elegir entre un amplio abanico de materiales diferentes en función de las necesidades que queramos cubrir, y es que hablamos de que existen sistemas de control de ruido industrial y materiales acústicos que están destinados para instalaciones de diversa índole, lo que significa que evidentemente no vamos a necesitar el mismo tipo de instalación para una fábrica que utiliza maquinaria pesada y ruidosa que por ejemplo para una estancia en la que tocamos un instrumento y no queremos molestar a los vecinos ni al resto de habitantes de la casa.

Por ejemplo, la esponja acústica es una alternativa perfecta sobre todo cuando tenemos que en mitigar un nivel de ruido que podríamos denominar como normal, ya que sus particularidades nos van a permitir una absorción perfecta de cualquier ruido con lo que podremos garantizar que no vamos a molestar a nadie por ejemplo tocando nuestros instrumentos.

Este sistema es muy fácil de utilizar, y en primer lugar tenemos que elegir las medidas que más nos interesan, para a continuación colocarlos directamente adheridos sobre la superficie de la pared, de manera que en ese mismo instante comenzará a proteger el exterior del sonido interior, además de que la sonoridad dentro de la estancia va a mejorar considerablemente, algo ideal para los músicos.

De igual manera, deberemos proceder con productos que hayan sido desarrollados específicamente para el nivel de ruido que queremos amortiguar, y es que en realidad resulta mucho más sencillo de lo que parece protegerse del exceso de ruido con una pequeña inversión que servirá para toda la vida.