Conviértete en padrino y ayuda a toda una comunidad

Publicado por o día 07/12/2017 na sección de Social

El apadrinamiento es una figura cada día más conocida, que ha alcanzado una amplia difusión en los principales medios de comunicación. Es por ello que ya prácticamente no hay nadie que no tenga cierta idea sobre en qué consiste esta opción de colaboración solidaria. Sin embargo, existen aspectos del apadrinamiento que no se conocen aún y muchos mitos a su alrededor.

Mediante el apadrinamiento se ayuda a mejorar la calidad de vida de gran cantidad de personas en todo el planeta. Por esto, resulta especialmente importante aclarar esos extremos del apadrinamiento que aún no están suficientemente claros.

¿Qué es el apadrinamiento de niños?

En el momento en que alguien decide apadrinar a una niña o a un niño, surge un vínculo personal de ayuda sostenible. A través de ese acto de apadrinamiento se puede colaborar para que esos niños tengan el futuro que merecen, así como las comunidades en las que viven.

La donación que hace la persona que decide apadrinar no se destina a un niño en particular sin más, sino que se emplea para mejorar la calidad de vida de toda su comunidad, de manera que el niño beneficiado o su familia no se aíslen de sus vecinos. Es por ello que el apadrinamiento es un acto solidario gracias al que muchos niños pueden tener una mejor salud, educación y nutrición, entre otros aspectos.

Actualmente, en España existen miles de madrinas y padrinos, que hacen posible contribuir a mejorar las condiciones de vida de millones de niños y niñas del mundo entero, así como de sus familias y sus comunidades. Y todo a través de una aportación económica que puede ser bastante baja en algunos casos.

Las principales razones para apadrinar a un niño

De forma general, el principal motivo para decidirse a apadrinar un niño es ese hecho de que se contribuye a mejorar su nivel de vida y el de su comunidad. No obstante, las razones para tomar esta decisión pueden concretarse más.

Cabe destacar en primer lugar que cuando se apadrina a un niño, se ven beneficiados otras 55 personas por ese mismo apadrinamiento. Como antes se apuntó, al apadrinar, el dinero no se destina a un niño en particular, sino que se invierte en mejorar el nivel de vida de toda la comunidad en la que vive.

De esta manera, el apadrinamiento se convierte en una fórmula justa. En el caso de que la donación se destinase a un niño en particular se crearían desequilibrios en la comunidad. Por otro lado, si después el padrino dejara de contribuir, ese mismo niño se vería gravemente perjudicado. Por lo que lo más beneficioso es invertir en proyectos de desarrollo que mejoren las condiciones de vida de toda la comunidad.

Además de lo anterior, cuando se decide apadrinar mediante una ONG de confianza, el padrino o la madrina puede saber dónde va a ir destinado su dinero y mantener contacto por carta con el niño o niña apadrinado para ver su evolución. También hay que tener presente que las posibilidades de colaboración son diversas, y por pueden ajustarse a las circunstancias económicas de la persona que decide apadrinar.