Cuando los metros cuadrados no son suficientes para vivir o trabajar

Publicado por o día 12/06/2017 na sección de Empresas,Hogar

Cuando los metros cuadrados no son suficientes para vivir o trabajar

Aunque el número de metros cuadrados en las viviendas parece haber aumentado en las construcciones de los últimos años, podemos afirmar sin equivocarnos que las viviendas de antaño disponían de más espacio.

Empezando por los techos, poco o nada se ven las alturas de los pisos antiguos, un aval que aportaba no solo claridad sino también una mayor sensación de amplitud a las estancias.

Con la problemática de que muchas viviendas antiguas carecen de ascensor, lo cierto es que se ven verdaderas maravillas de reformas en las mismas, aprovechando su superficie útil.

Además de los enclaves privilegiados en los que se encuentran los edificios de nuestros padres y abuelos, hay que sumar que existen algunos que todavía conservan el encanto de las fachadas de piedra tan poco comunes en las construcciones actuales.

De lo anteriormente mencionado se deduce, por tanto, que las edificaciones de reciente construcción cuentan con muy poco espacio, tal que ya han empezado a ser bautizadas, por la gente del mundillo inmobiliario, como minipisos.

Esta escasez de metros cuadrados lleva a los propietarios e inquilinos a sacar el máximo partido a su ingenio para poder así guardar todos sus objetos personales y bártulos varios. Una alternativa de almacenaje puede ser, por ejemplo, el alquiler de un trastero, tal que los que se pueden contratar a través de http://trasterosvigo.com/.

En la actualidad, de hecho, ha crecido el número de personas que hacen uso de este espacio extra para guardar parte de sus objetos personales.

Cabe destacar a este respecto, que aquellos arrendatarios que ponen sus propiedades en alquiler, suelen también optar por esta opción, contratando los servicios de estas empresas para guardar muebles e incluso electrodomésticos.
Ya sea porque el inquilino prefiere alquilar un piso sin amueblar o porque el propietario prefiere que no hagan uso de su mobiliario, lo cierto es que la demanda de trasteros se ha incrementado.

Otra cuestión que viene dándose con relativa frecuencia es el caso de autónomos y emprendedores que no cuentan con espacio de trabajo suficiente, ya sea porque trabajan desde su propia casa o porque en un principio no pueden hacerse con un local de las dimensiones que desean. En este caso, entra también en juego la utilización de trasteros para guardar material.

Empresas que por la situación de crisis actual se ven obligadas a cerrar sus puertas o un aumento en la producción sin capacidad suficiente para el almacenaje de stock, ha hecho que los trasteros sean un negocio que forma parte elemental de nuestras rutinas.

Las obras en casa o los traslados de una ciudad a otra por motivos laborales son otra de las consecuencias del alquiler de trasteros que vienen notando los empresarios de dicho sector.

Sea cuál sea el motivo de alquilar un trastero, lo cierto es que es un hecho que las limitaciones de espacio con las que tienen que lidiar propietarios, inquilinos y empresas son una constante en la sociedad actual.