Debemos apoyar a los cigarrillos electrónicos y no compararlos con fumar

Publicado por o día 12/12/2015 na sección de Internet

Debemos apoyar a los cigarrillos electrónicos y no compararlos con fumar

Caminando por las calles de Vigo vemos más y más personas usando los cigarrillos electrónicos. Los vemos disfrutando de su e-cigarrillo fuera de un bar o mientras se apresuran por la calle y es fácil imaginar que estos dispositivos han sustituido a su forma anterior de consumo de tabaco, el cigarrillo.

De inmediato sentimos una solidaridad y conexión con esta gente. Tenemos nuestra propia relación larga y complicada con los cigarrillos. Hemos intentado de todo para romper con el hábito. Hemos probado el parche y los chicles de nicotina y tal vez también la hipnosis. Y de todos los reemplazos y estrategias, cada vez más personas comentan que se sientan mucho más optimistas con los cigarrillos electrónicos y el vapeo.

Los fumadores no son estúpidos. Cuando se les ofreció un modelo más seguro, millones hicieron la elección. El hecho de que los e-cigs se pueden comprar en una selección de tiendas hace que sea fácil para quienes quieran practicar la reducción de daños en su vida. Estos sitios permiten a los ex fumadores contar con un lugar tranquilo para pasar el rato, probar diferentes sabores, relacionarse con otras personas que han dejado de fumar y fomentar un estilo de vida más saludable. Una de las pocas tiendas de cigarrillos electrónicos que quedan en Madrid es Vapo.es con su tienda física en la calle Alcalá 454, y que permite a los clientes probar una amplia selección de sabores de e-líquido y obtener los mejores consejos sobre qué dispositivo es ideal para que ellos dejen de fumar.

A pesar de eso, en lugar de aplaudir la buena noticia de que millones están dejando de fumar, vemos a demasiados en los campos de la salud y grupos anti-tabaquismo batiendo los tambores contra los cigarros electrónicos y el vapeo.

Los políticos oportunistas y los grupos de presión antitabaco están ignorando la evidencia emergente de que vapear resulta mucho más seguro que fumar y en su lugar están tratando de equiparar las dos actividades.

Desde Francia a Italia, estamos viendo países aprobando leyes contra el vapeo en lugares públicos, incluyendo playas y parques. El mensaje que están tratando de enviar es que vapear es malo y la gente no se debe exponer a ello. Pero, ¿por qué? El “vapor” de segunda mano se ha demostrado que no es dañino, sin embargo, todavía quieren estigmatizarlo y limitarlo.

Afortunadamente, existen profesionales de la salud y médicos que han pensado al respecto. Decenas de expertos en salud hicieron noticia cuando enviaron una carta al jefe de la Organización Mundial de la Salud instando a abrazar los cigarrillos electrónicos como un salvavidas. Los e-cigarrillos “podrían constituir una de las innovaciones de salud más importantes del siglo 21, tal vez salvando cientos de millones de vidas”, dijo el grupo.

Los defensores anti-tabaco se han acostumbrado tanto a demonizar el fumar y tienen tanto miedo de ceder una pulgada que están librando una guerra contra una práctica que en realidad está logrando el objetivo de reducir o eliminar el tabaquismo entre las personas. Deberían saber mejor que nadie que una herramienta que puede ayudar a millones de personas a dejar de fumar cigarrillos se debe celebrar y abrazar – no restringirla y estigmatizarla.