¿Debería comprar una pizarra para mi oficina?

Publicado por o día 25/08/2017 na sección de Empresas

¿Debería comprar una pizarra para mi oficina?

Lo más habitual es pensar que una pizarra tan solo puede ser útil en el ámbito escolar (en un colegio, escuela, universidad, o en centros relacionados),  pero también puede ser muy práctica en otros lugares, cómo en una oficina.

Existen diferentes tipos de pizarras: por un lado tenemos la pizza blanca, siendo una de las más populares con la particularidad de que no precisa de tiza para escribir (lo que evitará que se genere polvo en el entorno). Se emplean marcadores, siendo fáciles de usar y de borrar en cualquier momento.

También existen las pizarras para la oficina magnéticas, que permiten que coloquemos sobre ellas una serie de imanes, claves para organizar mucho mejor el espacio de trabajo.

¿Pero realmente es práctico comprar una pizarra para una oficina? En los siguientes puntos lo vamos a analizar de forma específica.

¿Por qué deberías comprar una pizarra para tu oficina?

Organización

Las pizarras son muy prácticas en el momento en el que hay que organizar diferentes elementos: por ejemplo, podemos organizar el horario semanal de los trabajadores, resumir los puntos importantes de la reunión que se va a dar (para no perdernos), o utilizarse cómo punto de partida para la resolución de problemas importantes.

El hecho de poder visualizar las ideas, de no tener que estar imaginándolas, ayudará a liberar a la mente en cierto grado para que sea mucho más versátil, propiciando el intercambio de ideas y el entendimiento de la situación en cuestión.

Variedad

Cada oficina podrá encontrar fácilmente el tipo de pizarra que necesita. Y es que en el mercado existen toda una gran serie de modelos, con diferentes prestaciones.

Por ejemplo, en el caso de que no tengamos mucho espacio para colocarla, podemos apostar por una pizarra más bien pequeña. Sin embargo, si el espacio es amplio, incluso hasta se puede utilizar como si fuera un recurso decorativo; si se sabe combinar con elegancia, podemos contribuir a crear un espacio mucho más moderno que gustará tanto a empleados, cómo a gerentes o clientes.

Fácil de usar

Estamos acostumbrados a utilizar en todo momento la tecnología; en muchas oficinas, cuando se quiere hacer un intercambio de ideas, o poner en conocimiento de los empleados algo que ha sucedido, se utilizan sofisticados proyectores conectados a ordenadores, portátiles, incluso hasta teléfonos móviles y tablets.

El problema es que estas conexiones llevan de algo tiempo, y no siempre lo tenemos. Si tan solo queremos compartir algunas ideas, es mucho más fácil coger el marcador y ponernos a escribir en la pizarra.

Económicas

También son muy económicas, mucho más que los proyectores o elementos tecnológicos relacionados. Incluso aunque queramos comprar una pizarra por cada oficina o sala determinada, la inversión que tendremos que hacer en ellas será mínima en cualquier caso.

Fáciles de mantener

La limpieza de las mismas es muy sencilla, por lo que siempre se mantendrán en inmejorables condiciones.

Por todas estas razones, deberías apostar por pizarras para tu oficina.