Desafío olímpico de Roi Rodríguez

Publicado por o día 09/11/2015 na sección de Deportes,Piragüismo

Desafío olímpico de Roi Rodríguez

Roi Rodríguez inició su novena semana de entrenamientos de la nueva temporada. El palista del Kayak Tudense se enfrenta al “desafío deportivo más importante de su carrera”, según confesión propia. Su objetivo es participar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. “Tengo ambición, pero también soy consciente de que no será fácil. La preparación y la mentalización tienen que ser exigentes”.

“Las sensaciones son buenas”, señala el deportista tras los más de dos meses de trabajo en el río Miño. Añade que “lo más importante es estar bien en las citas decisivas”. En su recorrido hacia los Juegos Olímpicos tendrá que superar dos exámenes. Un control selectivo español y otro internacional. El primero de ellos todavía sin fecha, el segundo en Alemania a mediados del mes de mayo, el que otorgará las plazas olímpicas. Pero para llegar allí tendrá que superar el nacional.

Roi Rodríguez reconoce que “no es fácil. Primero tengo que ser el mejor en K-1 1.000 metros en España. Hay rivales muy cualificados”. La plaza la tiene por ahora Paco Cubelos, que no logró el objetivo olímpico en el Mundial de Milán. Allí, en el mes de agosto, Roi Rodríguez fue cuarto en K-1 500 metros en su primera aparición en la categoría sénior. Ganó todas la rondas previas y le perjudicó el viento en la regata decisiva. Tampoco era su distancia ideal.

El componente del Kayak Tudense insiste en que “mi objetivo está claro. Durante el 2015 las cosas fueron muy bien, para estar contento. Pero estoy ante una gran oportunidad y quiero aprovecharla”. En el pasado mes de julio Roi Rodríguez se impuso en el Mundial sub-23 en K-1 1.000 metros con gran autoridad. También ganó el oro en K-4 1.000 metros. Fue la confirmación de su calidad y progresión. Después, en Milán fue el centro de atención de entrenadores, posibles rivales y aficionados.

La palabra “ilusión” es la que más repite un joven que todavía pertenece a la categoría sub-23. Es consciente de que la preparación de la actual temporada está condicionada por un objetivo concreto. Explica que “ahora mismo lo tengo muy claro. Preparar el selectivo nacional. Hay muchos palistas con un gran nivel y no es fácil. Además será pronto, en febrero o marzo. Es incuestionable estar bien en ese momento”.

Roi Rodríguez demostró durante 2015 ser el mejor en la distancia de 1.000 metros, algo que llevó a considerarse como un serio candidato a estar en los Juegos Olímpicos. Opta a una plaza individual, pero tampoco se descarta en un barco de equipo. “Todo puede suceder. Es cierto que hay muchas combinaciones, pero ahora toca entrenar y trabajar. El resto ya se verá”, señala.

Esteban Alonso y Manuel Pedrares, sus entrenadores en el Kayak Tudense, reconocen que Roi Rodríguez posee talento, calidad y es meticuloso en todo lo que hace. El primero de ellos reitera que “tiene que estar en los Juegos Olímpicos. Se lo mereció por su magnífico rendimiento durante la temporada 2015. Nadie le pudo ganar, salvo en Milán pero no era su distancia. Eso dice mucho”.

El palista es riguroso en todo lo que hace. No deja nada al azar. Compagina el piragüismo y los estudios. Sabe dosificar sus esfuerzos y es disciplinado. Su brillante trayectoria en los dos últimos años le han convertido en el mejor palista nacional. Pero sabe que su gran apuesta será en Duisburgo (Alemania) en el mes de mayo. Allí puede lograr su gran sueño en una pista en la que nunca ha competido.

PRENSA KAYAK TUDENSE