Detenido un hacker gallego que sustraía datos privados para venderlos posteriormente en Internet

Xavier Vilanova, en una foto de archivo.

Tras varios meses de investigación, la Guardia Civil ha logrado detener a Xavier Vilanova Ginés, de 25 años y origen vigués, acusado de sustraer datos personales para venderlos después a través de internet. El beneficio obtenido habría superado los 50.000 euros, con más de 300 cuentas afectadas. La pena por este delito podría alcanzar los cinco años de prisión.

Los agentes del Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil han detenido en Pontevedra al pirata informático tras varios meses de seguimiento en foros y comunidades online en los que usaba diversos alias: Mr.Crowley, skuller212, exodus o mesher7, entre otros. El equipo incautado incluye dos teléfonos móviles, tres ordenadores portátiles y varias unidades de almacenamiento.

Según informa la Guardia Civil, Xavier ofrecía sus servicios a cambio de sumas que llegaban a alcanzar varios miles de euros. Dichos servicios incluían habitualmente la sustracción de datos bancarios, el hackeo de cuentas de correo e incluso cuentas en redes sociales. El modus operandi consistía en instalar remotamente un programa espía –keylogger– en el equipo de la víctima, por medio de un simple email con algún archivo adjunto (un documento de texto, una imagen) que, al abrirse, ejecutaba en segundo plano el virus en el ordenador o en el móvil objetivo.

A partir de aquí, el propio virus se ocupaba de registrar todos los datos tecleados por el usuario –incluidas las contraseñas– y de realizar capturas de pantalla. Toda esta información era remitida automáticamente al hacker.

La venta de los datos sustraídos se realizaba posteriormente en la Deep Web, la red oculta de internet en la que se comercia con artículos tan controvertidos como drogas, contraseñas privadas, armas o pornografía infantil.

LAS ESTAFAS A TRAVÉS DE INTERNET PROLIFERAN AL RITMO EN QUE CRECE EL USO DE LA PROPIA RED

La expansión de internet es paralela a la proliferación del fraude, en un modelo que permite al estafador ocultarse tras el laberinto de la gran red, lo que dificulta la labor de los cuerpos de seguridad especializados en este tipo de delitos.

El método más utilizado para hacerse con la información sigue siendo el denominado phishing: el envío masivo de correos electrónicos en los que se suplanta la identidad de un banco u otra empresa, y se suministra un enlace a un sitio web que, aparentando ser de la propia entidad, permite capturar los datos de la víctima cuando esta intenta operar.

Según explicaba recientemente Víctor Domingo Prieto, presidente de la Asociación de Internautas, los hackers “ya no se mueven por retos informáticos, sino que despliegan todas sus habilidades para obtener un beneficio económico”. El fraude en internet sigue creciendo cada año, a pesar de las herramientas anti-malware y los antivirus a disposición de los usuarios. Los descuidos a la hora de facilitar nuestros datos son la puerta de entrada habitual para la ciberdelincuencia.

 

Publicado por Noticias Vigo


Noticias de última hora en Vigo