Discurso del Comisario Jefe de la Comisaría de Vigo-Redondela por motivo del Día de la Policía 2017

Publicado por o día 02/10/2017 na sección de Galicia,Vigo

Discurso del Comisario Jefe de la Comisaría de Vigo-Redondela por motivo del Día de la Policía 2017

Foto de archivo

Autoridades, representacions civís y militares, amigas e amigos, persoal dos Cuerpos Generales de la Administración del Estado, persoal laboral, queridas e queridos Policías Nacionales, bos días.

E unha honra para min representar hoxe á Policía Nacional, esta vella e histórica Institución do Estado que o vindeiro xaneiro cumprirá 194 anos, dende a sua fundación en 1824 polo Rei Fernando VII, nunha difícil coxuntura política ben coñecida por todos vostedes, nos albores da construcción do Estado moderno. Despois de tantos anos a Policía, a xuizo dos ciudadáns, goza de boa saude e permanece firme ante os retos que o cambio acelerado da sociedad nos plantexa.

Nunca fun partidario de falar de cifras estadísticas e nelo me manteño, pero non podo nin debo deixar de dicir que se está traballando ben, que hai unha resposta axeitada ós problemas que afloran e que pido ós meus homes, ós que aproveito para dar os parabens porque eles son os artífices da seguridade, que sigan nesa mesma liña para poder trasladar, como agora, a tódolos vigueses y redondelans, que viven nun entorno seguro con tódalas matizacions que se queiran derivadas dos problemas actuais dunha sociedade desenvolvida como a nosa.

Si a Policía Nacional goza de prestixio, – e o prestixio xa saben que se gaña coa confianza – é mérito de todas aquelas xeneracions de Policías que nos precederon facendo gala de vocación de servizo, responsabilidade, profesionalidade e forte compromiso coa Organización policial. Gostannos estos principios como columna vertebral do que debe ser a vida profesional, por iso fixémolos nosos, e pedimosvos as novas xeneracions de policías que hoxe estades entre nos que os recollades e os teñades como norte e guía na longa singladura que tedes por diante. A vosa responsabilidade non se limita ó aspecto individual do correcto exercicio da vida policial. Tedes un deber colectivo de manter e mellorar o prestixio da Policía Nacional que vos entregamos. Si a nosa Organización é importante porque recibe o recoñecemento dos cidadáns é porque traballamos dende o compromiso, poñendo o maior esforzo.

Trátase de facer aquelo que se espera de nos, de penetrar no tecido social con vocación de servizo público xa que non temos outro obxetivo que o de servir, axudar, facilitar…Desa vocación de servizo, na nosa cidade, temos amargas lembranzas. Cando un cidadán pide un servizo os policías so pensan en axudar, auxiliar e responder sin reparar na sua seguridade persoal. Temos motivos para presumir polo compromiso co que traballan os nosos policías pero non hay que esquecer os protocolos de seguridade.

En algún momento hemos planteado nuestra preocupación por intentar neutralizar formas de delincuencia terrorista internacional que se presentan con otra cara y nuevas maneras de actuar, desconocidas hasta fechas relativamente recientes. Con el objetivo de reforzar nuestra seguridad trabajamos de manera coordinada con otros Cuerpos. Estamos en la dinámica de incrementar la formación , mejorar los recursos y potenciar el desarrollo de planes de inteligencia. Ya se han dado pasos y se sigue trabajando.

La larga crisis ha modificado muchas de las reglas que regulaban la vida social y económica de nuestra sociedad y, con ello, las formas de relación entre la administración y los ciudadanos. Tradicionalmente se le ha venido considerando a éste como un demandante de servicios, hoy es un cliente, una persona que conoce sus derechos y los exige convencido de que lo que pide le corresponde. En esa línea entiendo que debe trabajar la Policía Nacional para instalarnos en la transparencia, no poniendo límites donde no los hay ni son necesarios, pero tampoco abriendo puertas que han de permanecer cerradas por la singularidad de la función que realizamos. Debemos fomentar la participación y ser proactivos para adelantarnos a situaciones que pueden ser previsibles.

Todo ello nos permitirá generar confianza en la sociedad como factor clave para que el ciudadano nos vea como operador indispensable para su seguridad. Cliente, transparencia, participación, confianza, etc, etc, ya se habrán dado cuenta de que son algunos de los aspectos claves de la denominada Responsabilidad Social Corporativa dentro de la Administración, en este caso la policial, por donde queremos caminar, hoy más que nunca, en silencio, sin hacer ruido, como hemos hecho siempre en este Cuerpo.

Se dice que la información es poder, la nueva realidad nos dice que ahora el poder está justamente en compartirla, por ello mantendremos y reforzaremos, en aras de una adecuada interoperabilidad, los niveles de colaboración con otros Cuerpos e Instituciones como la Guardia Civil, las Policías Locales, todo el sector de la Seguridad Privada, la Autoridad y la Policía Portuaria, Salvamento Marítimo, Protección Civil y, por supuesto, la Judicatura y la Fiscalía como pilares básicos en los que nos apoyamos para el desarrollo de la función policial.

Mi reconocimiento público a las Organizaciones sindicales policiales representativas por su aporte a la solución de problemas.

Mantenemos también altos niveles de colaboración con el movimiento vecinal, el sector del comercio, el mundo empresarial, los colectivos que trabajan en apoyo de la discapacidad, la violencia de género y otros sectores desfavorecidos y, en general, con todo el mundo asociativo, además de los medios de comunicación y las Organizaciones sindicales de clase.

Se trata dar a conocer a la sociedad, a través de aquellos que la representan, lo que hacemos, cómo lo hacemos y, al mismo tiempo, escuchar, por ahí podremos saber lo que pasa, permitiendo corregir nuestro rumbo si fuera necesario.

Mi felicitación, en nombre de la Institución y del Equipo de mando de la Comisaría de Vigo-Redondela a quienes van a ser condecorados, a Su Señoría el Juez Decano de Vigo, en quien siempre hemos encontrado ayuda y apoyo, y a todos los policías por su esfuerzo, dedicación y entrega al servicio público. También, como no, a sus familias sin cuya contribución seguramente no sería posible este reconocimiento.

Nuestra felicitación también para los ciudadanos distinguidos, Elena y Pepe, a los que agradezco, desde posiciones y actividades distintas, el apoyo que nos dan, tan dispar, como fundamental para nosotros.

Nuestro recuerdo para todos los fallecidos en el ámbito de la seguridad pública en el último año.

Para terminar quiero decir que en el tiempo que llevo al frente de la Comisaría he podido constatar, con gran satisfacción, que esta sociedad nos considera como algo suyo, propio, y que presume de su Policía. ¡Qué más podemos pedir!. Antes me refería a los jóvenes, ahora lo hago a todos los Policías, jóvenes y, especialmente, veteranos, para pediros que seamos capaces de responder con ejemplaridad, lo que nos exige, ir más allá del mero cumplimiento del deber.

Gracias a todos por honrarnos con su presencia.

Muchas gracias.