Duque destaca el impulso a la ciencia y la innovación para la reconstrucción de España

El ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, ha explicado en el Congreso de los Diputados que, además de desplegar todas las herramientas disponibles para hacer frente al COVID-19 desde el conocimiento científico, el Ministerio está trabajando en el impulso al sistema de ciencia e innovación que será necesario para la reconstrucción de España tras esta crisis sanitaria.
Publicado por o día 22/05/2020 na sección de España,Coronavirus

Duque destaca el impulso a la ciencia y la innovación para la reconstrucción de España

El ministro ha comparecido ante la Comisión de Ciencia, Innovación y Universidades para presentar las actuaciones que su Departamento ha puesto en marcha ante la emergencia sanitaria del COVID-19 y las acciones previstas en las fases de desescalada en el ámbito de sus competencias.

En este sentido, ha defendido la necesidad de afrontar la reconstrucción del país después de esta pandemia a través del impulso de la ciencia y la innovación, para lo que será necesario incrementar los recursos disponibles para ciencia e innovación. “No podemos repetir los errores de la anterior crisis, cuando se redujo erróneamente la inversión en I+D+I”, ha dicho.

Para impulsar esta reconstrucción desde la ciencia y la innovación, el Ministerio está trabajando en cuatro reformas necesarias para dar más agilidad y flexibilidad del sistema; definir una carrera científica predecible para los investigadores desde el inicio, con contratos estables y evaluaciones justas e inclusivas; reforzar los instrumentos para favorecer la competitividad y el carácter innovador de las empresas y avanzar en una investigación biomédica y en salud pública mejor preparada.

Por lo que se refiere a la carrera investigadora, ha precisado que se debe instaurar un modelo alineado con los países de nuestro entorno, que base su sistema de elección en criterios de idoneidad y excelencia científica, garantizando un alto nivel de preparación, y que logre la fidelización de los investigadores para que, una vez incorporados al sistema, puedan continuar promocionando, de acuerdo con los sistemas previstos.

Además, ha subrayado que es necesario fortalecer y multiplicar los instrumentos para el fomento de la inversión privada en I+D+I. “La economía española necesita ahora un relanzamiento inmediato basado en el conocimiento, capaz de mantener y desarrollar las capacidades y la competitividad de nuestras empresas”, ha dicho. Para apoyar y aprovechar al máximo ese relanzamiento, desde el Ministerio se pondrá en marcha un ambicioso conjunto de medidas de fuerte impacto, centradas en un nuevo plan estratégico para CDTI a tres años. El ministro ha detallado que el objetivo es duplicar los compromisos de aportación pública directa anuales en proyectos e iniciativas de I+D+I liderada por empresas, partiendo de unos 1.000 millones de euros previstos para este ejercicio 2020.

Finalmente, la necesidad de reforzar las capacidades de investigación en enfermedades infecciosas y en vigilancia epidemiológica, directamente relacionada con el control de pandemias como la de este coronavirus.

También en este contexto, ha explicado los avances en medicina de precisión o personalizada, que serán muy útiles para acelerar el conocimiento de esta y futuras emergencias sanitarias, gracias a la posibilidad tecnológica de interrelacionar los datos clínicos y genómicos de los pacientes y así encontrar mejores prácticas clínicas. Por eso, se ha comprometido a acelerar más si cabe la puesta en marcha de la Estrategia Española de Medicina de Precisión, de la que ya existe un borrador, con una dotación inicial que permitiría en el corto plazo disponer de la infraestructura tecnológica y la capacidad de análisis genómica para dar un salto cualitativo importante.

Estudio epidemiológico de Seroprevalencia

Por lo que se refiere a la actual fase de desescalada y al papel del Ministerio para aportar datos fiables y asesoramiento que permita tomar las mejores decisiones, el ministro ha puesto de relieve la información que ha aportado y seguirá aportando el estudio epidemiológico de seroprevalencia ENE-COVID19, diseñado y liderado por el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) para conocer el grado de infección del SARS-CoV-2 en España.

Después de que se hayan conocido los resultados provisionales de la primera oleada, que han arrojado una prevalencia estimada de anticuerpos frente a este virus en España de un 5%, el ministro ha explicado que ya ha comenzado la segunda oleada, cuyos resultados permitirán conocer la evolución de la prevalencia y los cambios observados durante el tiempo en los participantes de esta gran cohorte, que ha alcanzado las más de 60.000 personas.

El ministro ha explicado que éste estudio es único a nivel internacional en cuanto a alcance y profundidad y ha asegurado que los datos que va a proporcionar darán una información muy ajustada del avance de la epidemia. Lo que muestran hoy por hoy, ha resumido, es que España está lejos de la denominada inmunidad de rebaño, por lo que se deben seguir buscando tratamientos y vacunas para afrontar esta epidemia y tratar de disponer de los mejores datos para prever segundas oleadas.

Balance frente a COVID

El ministro ha dedicado una parte importante de su comparecencia a hacer balance de las actuaciones del Ministerio desde que se declaró la pandemia y se decretó el Estado de Alarma, y a explicar los avances en los trabajos y las investigaciones. En estos esfuerzos, ha tenido un papel destacado el programa de 24 millones de euros aprobado el 17 de marzo para financiar proyectos y programas de investigación del coronavirus. El ministro ha explicado que ya se han adjudicado 22,24 millones del denominado Fondo COVID-19, lo que supone un 92,6% del total, y en los próximos días se completará su presupuesto.

Entre otras cosas, este fondo ha financiado múltiples ensayos clínicos para probar la eficacia contra el COVID-19 de tratamientos ya aprobados, así como de plasma de enfermos recuperados. El ministro ha precisado que este último proyecto ya ha reclutado más de 70 pacientes, con lo que puede pasar a la siguiente fase del proyecto.

Además, se han apoyado nuevas técnicas de diagnóstico y detección del SARS-CoV-2, más rápidas y seguras y que puedan dar resultado en estadios más precoces de la enfermedad. También se han financiado estudios clínicos sobre cohortes de pacientes con COVID-19 para conocer cómo afecta la enfermedad en distintos tipos de personas con factores de riesgo, diferencias genéticas y otros condicionantes. Cuatro de estos proyectos suponen un importante ejercicio de coordinación científica y geográfica, ya que se desarrollarán entre decenas de hospitales y centros de investigación de todo el país.

El ministro ha señalado además que se han establecido cauces de colaboración con las comunidades autónomas para que puedan financiar los proyectos que el Comité de Evaluación del Fondo COVID-19 considera de interés científico pero que no han sido prioritarios para ser financiados, por tener efectos a más largo plazo.

Por lo que se refiere a la búsqueda de una vacuna contra el nuevo coronavirus, el ministro ha precisado que en estos momentos hay 10 proyectos de vacuna en España con una financiación del Ministerio de 7,8 millones de euros. De ellos, tres son de investigadores de Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), cuyo Centro Nacional de Biotecnología (CNB), recibió 4,45 millones de euros el pasado 17 de marzo. Los otros siete proyectos, de diferentes centros de investigación, han sido financiados por el Fondo COVID-19 con 2,3 millones de euros.

Pero, además, ha explicado que ya se está preparando el medio plazo, con acciones diferentes en el ámbito de sus competencias. En concreto, el ministro ha indicado que se está trabajando para asegurar la capacidad de producción de vacunas. Para ello, ha señalado, se ha contactado con las empresas españolas con capacidad para producir vacunas, ya sean animales o humanas, y se está fomentando su colaboración con los investigadores, que está dando lugar a interesantes proyectos en los programas de innovación del Ministerio. Por otra parte, España comprometió financiación durante la conferencia organizada por la UE que le debería permitir asegurarse el acceso a las vacunas cuando las haya.

Impulso a la innovación empresarial frente al COVID-19

Además, el sistema de ciencia e innovación está trabajando, entre otras cosas, para aumentar la capacidad de producción propia de material sanitario, un esfuerzo que cuenta con el respaldo del Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI), que está centrando sus ayudas en redirigir o aumentar la producción de estos productos, a través de un procedimiento rápido de concesión, bajo el cual se han aprobado ya 12 ayudas, con una aportación de financiación pública de 6,6 millones de euros, y de la nueva convocatoria de subvenciones que, con 12 millones, lanzó la semana pasada.

En solo ocho días, esta última convocatoria ha recibido más de 150 propuestas de empresas que plantean producción de mascarillas, equipamientos sanitarios, productos de higiene, respiradores, nuevas terapias, pruebas diagnósticas y también posibles vacunas. En cuanto a las mascarillas, por ejemplo, el CDTI ya ha financiado un proyecto para que una empresa andaluza de productos sanitaros redirija una de sus plantas para producir al mes 2,7 millones de mascarillas quirúrgicas y alrededor de 1,5 millones de mascarillas higiénicas.

Además de en la respuesta científica urgente al COVID-19, el ministro ha explicado que se ha estado trabajando estos meses para que otros proyectos no centrados en la pandemia se vieran afectados lo menos posible por el estado de alarma, que inevitablemente ha obligado a que la mayoría de nuestros científicos trabajen desde casa.

Así, en el ámbito laboral, se han introducido medidas excepcionales como la prórroga de los contratos laborales temporales del personal investigador que vayan a finalizar este año, tanto en las convocatorias gestionadas por organismos del Ministerio de Ciencia e Innovación como por otras entidades por otros agentes del sistema, por hasta tres meses adicionales, lo que ha beneficiado a 1.731 investigadores predoctorales, postdoctorales y personal técnico cofinanciados por la Agencia Estatal de Investigación o por el ISCIII. También se han prorrogado de manera automática hasta el 31 de diciembre los proyectos de investigación financiados por la Agencia Estatal Investigación.

Comentar noticia

Your email address will not be published.