El duro día de los incendios

Opinión por Santiago F.A (Policía Nacional Adscrito a la CCAA de Galicia)
Publicado por o día 19/10/2017 na sección de Galicia,Opinión,Pontevedra

El duro día de los incendios

Por SantiagoF.A (Policía Nacional Adscrito a la CCAA de Galicia)

Domingo 15 de octubre de 2017, hacía un día soleado, temperatura agradable, el día ideal para pasarlo con mi mujer e hijos. Eran las 13:30 horas cuando sonó el teléfono, la llamada era de la Jefatura y el interlocutor era mi jefe, preguntándome si podía prestar servicio debido a los incendios que se estaban produciendo en los ayuntamientos de Pazos de Borbén, As Neves, Nigrán, Salvaterra y otros muchos más.

Mi respuesta como policía nacional, destinado en la Jefatura de Pontevedra de la Unidad Adscrita a la CCAA de Galicia, fue inmediata, diciéndoles a mi mujer e hijos de 4 y 6 años que me tenía que ir a ayudar a personas que estaban en peligro por el fuego de los incendios. A las 14:15horas estaba en la Jefatura junto a otros compañeros, saliendo rápidamente hacia los lugares donde ardía.

Fueron 14 horas de trabajo ininterrumpidas desalojando casas y propiedades cercadas por el fuego, con columnas que alcanzaban los 20 metros de longitud. Sin lugar a dudas fue el día más duro en mi carrera profesional, igualmente opinaba el resto de compañeros que han trabajado ese día y mi jefe que fue mi binomio en todas las intervenciones. Hubo momentos en los que nos perdíamos de vista, cuando nos encontrábamos desalojando personas en peligro, por el humo espeso que no nos dejaba ver más allá de un metro.

El fuego y el humo nos hicieron retroceder en innumerables ocasiones. En la memoria tengo grabadas muchas imágenes de ese día como cuando, en As Neves, de una casa amenazada por las llamas en la que no se respiraba con el humo desalojamos a una persona de avanzada edad, una madre y su bebe de meses, introduciéndolos en el vehículo policial y trasladándolos a un lugar seguro.

Otra situación difícil fue cuando las llamas amenazaban una vivienda en la que se encontraba un joven con su madre y su padre encamado, intentamos acceder pero nos era imposible, obligados a retroceder, solicitamos por la emisora un vehículo de extinción en el lugar pero estaban todos los disponibles en la zona intentando apagar el fuego en una granja en la que había quince personas atrapadas; la suerte hizo que a los dos minutos pasase por delante nuestra un vehículo de extinción que se dirigía a la referida granja, la interceptamos y le indicamos la situación de la vivienda en la que había personas en peligro, desconociendo si se encontraban vivas o no, los bomberos consiguieron abrir una vía para llegar a la casa y salvar a esas tres personas. Son muchas las situaciones vividas ese día, aunque suene exagerado considero que hemos salvado muchas vidas, de lo cual me siento orgulloso, orgulloso del trabajo que hemos desarrollado policías, guardias civiles, brigadistas de extinción de incendios, bomberos, soldados de la UME, y muchos, muchos vecinos y voluntarios que han arriesgado sus vidas para ayudar.

Si no se hubiesen desalojado muchas propiedades y cortado muchas carreteras tendríamos que hablar de muchas más víctimas de las que hubo, por eso creo que las actuaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad fueron todo lo correctas que tenían que haber sido. Ahora queda un complejo y minucioso trabajo de investigación para dar con las personas que han provocado los incendios.