Educación en la encrucijada: nuevos métodos y nuevos alumnos

La revolución digital es un hecho; una realidad palpable que exige a los futuros profesionales desarrollar y potenciar nuevas habilidades que no siempre han tenido cabida en los métodos pedagógicos tradicionales. De ahí que en la última década, los pedagogos se hayan zambullido en la búsqueda de nuevas metodologías más acordes a las necesidades formativas de los nuevos alumnos.

Actualmente existen dos corrientes mayoritarias; ambas se enfrentan entre sí a causa de en qué poner el foco. Así, por una parte distinguimos la corriente de la denominada “nueva educación”, y la contra nueva educación. Dos formas de entender la Educación en el que el único beneficiado, se espera, sea el alumno.

En esta nueva educación, los taquígrafos iluminan el cómo enseñar, qué técnicas utilizar para generar en el alumno un interés no forzado por aprender sobre algo; dejar que el alumno experimente por sí mismo; que desarrolle su imaginación, su creatividad y su capacidad para resolver por sí mismo conflictos y crisis.

En este sentido, junto a la nominada como Nueva Educación por el prestigioso pedagogo César Bona, están surgiendo nuevas tendencias que vienen a reforzar estos patrones de educación escolar. Así, la educación emocional se comienza a abrir un camino no exento de piedras y grandes críticas.

Para la educación emocional es tan importante inculcar conocimientos en las mentes de los alumnos como mostrarles tácticas y fórmulas para trabajar cómo afrontar las diversas situaciones del día a día y de su desarrollo más personal. Para los promotores de esta pedagogía de la emoción, con la adecuación de los planes de estudio a su propuesta, se podrían reducir los datos de incidencia de drogas, alcohol y comportamientos débiles en tanto se trabaja la inteligencia emocional del niño en sus primeros años de escolaridad.

La inteligencia emocional se entiende como la capacidad que tiene el hombre de sentir, entender, controlar y modificar su propio estado anímico. De esta forma, el individuo desarrolla competencias personales prácticas como conocer su cuerpo, qué siente y cuáles pueden ser sus motivaciones para seguir creciendo, en cualquier ámbito de la vida.

Otra de las tendencias educativas que van ganando espacio en la mente de los padres y de los educadores es el método Montessori en casa. Esta pedagogía se basa en el método concebido por la educadora María Montessori que ponía el foco en la estimulación y el respeto. Mediante este binomio, se fomentan el desarrollo del alumno a través de la estimulación del interés y el respeto a la libertad de elección del niño como ejes de un desarrollo pleno y potencialmente completo.

Para lograr estas altas metas, se ha de trabajar en entornos adaptados a las necesidades del niño y a sus expectativas de evolución cognitiva y personal. El método Montessori se aplica desde los primeros meses de vida del bebé después de las 9 semanas de embarazo, ya que esta filosofía entiende que desde esos primero instantes es conveniente marcar una senda abierta. Por ello, incluso se llega a trabajar las emociones de la madre durante el embarazo semana a semana con imágenes del feto y acciones de estimulación cognitiva hasta la semana 9 de embarazo con información sobre el desarrollo fetal en esta semana y síntomas físicos de la gestación.

Contra la Nueva Educación.

Así de rotundo se ha mostrado otro pedagogo, también español, que con este título tan directo quiere pone el foco en la necesidad de enseñar a los alumnos el valor de la meritocracia. Esto es, que el esfuerzo, la perseverancia y el trabajo constante también son grandes elementos a trabajar por los maestros en las aulas desde los primeros años de escolarización.

De esta forma, se insiste, se fomenta una cultura más compleja, una capacidad de pensamiento crítico que solo es capaz de dar aquélla. Solo así, remarcan, se puede garantizar que el futuro alumno será capaz de mantener su interés en el estudio de materias y situaciones complejas emocionalmente como el aprendizaje de un idioma. Por ello, las Academias de inglés para niños trabajan en el esfuerzo y la estimulación de aprendizaje para que los pupilos puedan superar los exámenes de Cambridge en la academia de inglés. Sin duda, si quieres que tus hijos aprendan inglés de verdad, debes asegurarte que su academia cuenta con unos métodos de aprendizaje adecuados para lograr dicho objetivo.

Otro de los ámbitos que sin lugar a dudas se ve reforzado por estos nuevos tiempos educativos, impulsado por la incorporación de las nuevas generaciones que exigen nuevos medios y métodos, es la preparación de los temarios oposiciones. La cultura del esfuerzo diario, conjuntamente con el fomento de la creatividad, son grandes aliados de los temarios de guardia civil y los temarios para policía nacional, ámbitos donde la competencia es muy alta.

Las oposiciones son uno de los exámenes más difíciles a los que cualquiera se puede enfrentar hoy en día. Por eso, no es baladí el método de enseñanza escogido para afrontarlos.

Este nuevo estilo pedagogo debe estar en consonancia con los nuevos tiempos y modernizar al fin la escuela y otras instituciones educativas. La sociedad ha cambiado muchísimo durante el último siglo, por lo que todo debe ir en consonancia.

Noticias de última hora en Vigo

educacionformacionmetodos educacion

SIGUENOS EN TELEGRAM