El PP exige a Caballero que obligue a Aqualia a renovar las tuberías

Publicado por o día 18/10/2015 na sección de Partido Popular,Política

El PP exige a Caballero que obligue a Aqualia a renovar las tuberías

La “transigencia” del Concello con Aqualia sigue provocando averías graves en redes de agua obsoletas, como la ocurrida en Gregorio Espino

El concejal Miguel Fidalgo alerta de nuevos problemas de cara al invierno y exige al gobierno que obligue a Aqualia a “invertir de verdad en la renovación de las tuberías y deje de poner parches”.

Varios edificios de Gregorio Espino se quedaron sin suministro de agua durante horas debido a la última rotura que provocó graves molestias esta semana.

En la misma calle se había producido hasta cuatro roturas consecutivas hace un año sin que el estado de la red haya mejorado de manera sustancial.

“En Gregorio Espino se invirtió mucho en ornamento para las elecciones y nada en seguridad para las tuberías y los vecinos”, dice Fidalgo.

“Otra vez más, son las concesionarias las que gobiernan a Caballero y no al revés”, lamenta Fidalgo.

El grupo municipal popular vuelve a exigir una auditoría urgente sobre el funcionamiento de la concesionaria del abastecimiento y saneamiento de Vigo.

Hace unos meses fueron varias calles de Teis, después diferentes zonas del centro y, esta misma semana, de nuevo se reprodujeron los problemas en la calle Gregorio Espino. La “inexplicable transigencia” del gobierno local con Aqualia está ocasionando graves averías en la red de suministro de agua, sin que la concesionaria del servicio acometa un “plan serio de renovación de tuberías”, como viene reclamando el PP desde hace más de un año.

El concejal Miguel Fidalgo recordó que el pasado jueves varios edificios de la calle Gregorio Espino se quedaron sin abastecimiento de agua durante horas como consecuencia de una nueva rotura en las conducciones de agua. No resultó una novedad para ningún vecino, ya que hace un año por estas fechas fueron cuatro las roturas consecutivas que se produjeron en la red de abastecimiento.

Entonces se habló de la necesidad de sustituir todas las tuberías por otras nuevas. En medio se quedaron unas obras de humanización que hacían factible este recambio. Pero la realidad es que, llegado el mal tiempo, aparecen de nuevo los mismos fallos con las mismas consecuencias nefastas para los ciudadanos.

Lo cierto es que en Gregorio Espino se invirtió en una mediana nueva y en aceras, pero no en el recambio de las redes de suministro y abastecimiento. En opinión de Fidalgo, “se gastó mucho dinero en ornamento para las elecciones y nada en seguridad para las tuberías y los vecinos”.

En nombre del grupo municipal popular, Fidalgo instó al gobierno de Caballero a forzar a Aqualia para que elabore un plan urgente de renovación de tuberías en las zonas más afectadas. “Tienen que invertir de verdad en el cambio de las redes más obsoletas y dejar de poner parches”, apuntó el concejal, que alertó sobre los problemas que se producirán en el invierno con la llegada del mal tiempo.

“Se trata de una necesidad insatisfecha desde hace años”, apuntó Fidalgo, “muy importante para los vecinos, y sobre la que el equipo de Caballero lleva años cruzándose de brazos”. “En muchas calles que se humanizaron y donde en teoría se modernizaron las redes hubo que abrir nuevamente zanjas en poco tiempo para solucionar problemas de saneamiento y abastecimiento; esto comienza a ser muy difícil de explicar”, añadió.

El PP volvió a exigir una auditoría urgente sobre el funcionamiento de los servicios gestionados por Aqualia, que regenta el mayor contrato a una empresa privada del Concello. Y recordó que Caballero lleva varios meses negándose a presentar los informes que se le han requerido, y tampoco autoriza la ejecución de esas auditorías “que nos permitirían a todos los ciudadanos conocer el estado real de los servicios y si se están cumpliendo o no los contratos de las concesionarias en toda su dimensión”.

En opinión de Miguel Fidalgo, los vigueses siguen “soportando un auténtico copago” en el recibo del agua, que ni siquiera distingue por niveles de renta ni por otras circunstancias sociales. “Se paga más de lo que se consume y las inversiones que realiza la empresa son para obras que no entran en sus competencias y que responden al capricho del alcalde, cuando lo primero debería ser la garantía de un servicio básico”.

Subrayó en este sentido que Caballero sigue sin aceptar el necesario cambio en el recibo del agua para que los vigueses paguen por el suministro que en realidad consumen y no por tramos de consumo que están “muy lejos de la realidad”.

“De nuevo da la impresión de que son las concesionarias las que gobiernan a Caballero y no al revés”, lamentó el edil del PP.

PRENSA PP DE VIGO