El PP pide auditorías independientes que expliquen el destino de cada euro a Aqualia y que se estudie la nueva tarifa bajando el precio del agua

Considera que se podría ahorrar entre un 20 y un 30% de esa tarifa, pagándole menos dinero por suministrar el agua a otros concellos, entre otras cosas
Publicado por o día 29/01/2021 na sección de Galicia,Partido Popular,Política,Vigo

El PP pide auditorías independientes que expliquen el destino de cada euro a Aqualia y que se estudie la nueva tarifa bajando el precio del agua

El portavoz del grupo municipal del PP, Alfonso Marnotes, ofreció, esta mañana, una rueda de prensa para, teniendo cuenta la reciente prórroga a la concesionaria del agua, pedir auditorías independientes que expliquen el destino de cada euro a Aqualia y que se estudie la nueva tarifa bajando el precio del agua. “Aquí pedimos transparencia, auditorías independientes, que se explique claramente el destino de cada euro y que se estudie la nueva tarifa bajando el precio del agua. Y que nos explique el alcalde por qué ha prorrogado una concesión que es un negocio de 200 millones de euros cuando podía habernos ahorrado a los vigueses más de 60 millones de euros en los próximos cinco años”, afirmó el portavoz.

Aseguró que “la prórroga se ha hecho dando por bueno todo lo que ha presentado la concesionaria. Sin cuestionarse absolutamente nada. A todas las condiciones exigidas por la empresa, el Concello ha dicho amén. Todas las justificaciones económicas están hechas por la propia concesionaria a pesar de que dicen que cuentan con un estudio de costes externo. Y esto es, cuando menos, muy raro”.

ETAP de O Casal

Dicen que hay que ejecutar la ETAP de O Casal y que esta debe ejecutarla el concesionario, con una inversión de 22 millones de euros con cargo a la tarifa. Nosotros lo que queremos es que la haga el Concello y no Aqualia, que la licite, que se busque el dinero de Europa y que se ahorre ese dinero a los vigueses. Sólo con eso la tarifa del agua baja más de un 10%”, explicó Alfonso Marnotes.

Obras

El portavoz añadió que “el alcalde le paga a Aqualia las obras de mantenimiento, pero no en base a lo que cuestan sino en base a un cuadro de precios del año 2013. El Concello no paga lo que cuestan las obras. Paga lo que Aqualia le dice que cuestan. Si está por debajo de este precio aprobado en el 2013, ganancia para la concesionaria”.

Desequilibrio a favor de AQUALIA

Hay un sobrante de dinero procedente de la diferencia entre lo que los vigueses pagamos y lo que el Concello le tiene que pagar a Aqualia, que es menos cantidad. Entre 2008 y 2020 esta desviación fue de 3,5 millones. ¿Qué pasa con ese dinero? ¿Qué se hace con ese dinero?”, explicó.

Agua a otros concellos

El agua que Aqualia suministra a Vigo tiene un precio porque se potabiliza en Vigo, se suministra por unas redes con cargo a la concesionaria. Y Aqualia ya cobra por todo eso. Es un proceso que realiza de forma íntegra Aqualia por lo que cobra cerca de un 1 euro el metro cúbico. Pero Aqualia suministra también agua a otros siete concellos, en donde no tiene ni el mantenimiento de las redes y en cuatro de ellos ni siquiera la potabiliza, se la manda en bruto. Por tanto, hay una cantidad de dinero que se está pagando de más y que nos repercute a los vigueses. Aqualia cobra un dinero por un servicio que no realiza. El total de agua que se retribuye a la empresa y que se va fuera de la ciudad no se dice pero, puede ser del orden 11,1 millones de metros cúbicos. Casi 11 millones de Euros. Ese agua no vale ese dinero”, explicó.

Inversiones

Por lo que respecta a las inversiones que Aqualia debe acometer en Vigo, el portavoz afirmó que “la concesionaria tiene el compromiso de realizar inversiones en la red así como de invertir en actividades socio-culturales y deportivas. ¿Qué ocurre? Pues que todavía hay inversiones de la prórroga anterior sin ejecutar y hay 180.000 €/año previstos para actividades sociales-culturales-deportivas que no se han usado”. Eso son 900.000 Euros de la última prórroga y ahora otros 900.000 con cargo a la que viene

Canon

Por último, añadió que “mantienen un canon municipal de 0,03 €/m3 que tampoco sabemos a qué se dedica. Son 120.000 euros al año que Aqualia le paga al Concello por el canon municipal y desconocemos el destino de ese dinero”.

En definitivia, Aqualia cobra al Concello un coste fijo del agua muy caro, cobra a Vigo por un agua que suministra a otros concellos sin potabilizar y le cobra las obras de mantenimiento de la red al Concello no por el coste real sino por unas tarifas desactualizadas, del año 2013”.

El grupo municipal del PP considera que el agua es nuestra AP9, con una concesión que el alcalde ha prorrogado dos veces y que estará hasta el 2025, cuando se tenía que haber terminado hace 5 años. “Pagamos un agua que no tenemos otro remedio que usar. Pagamos 40 millones de euros al año. Nosotros estimamos que se podría ahorrar entre un 20% y un 30% de esa tarifa, pagándole menos dinero por suministrar el agua a otros concellos si las obras de Aqualia se pagasen por el coste real y si la potabilizadora de O Casal la licita el Concello con fondos europeos. Con este ahorro se podría bajar la tarifa hasta un 30% a los vigueses. Y aún así seguiría siendo rentable”, concluyó Alfonso Marnotes.

Comentar noticia

Your email address will not be published.