El SUP alerta del problema de seguridad en el Álvaro Cunqueiro por ausencia de módulo específico para detenidos

Publicado por o día 06/11/2015 na sección de Sindicatos,SUP Galicia,Vigo

El SUP alerta del problema de seguridad en el Álvaro Cunqueiro por ausencia de módulo específico para detenidos

Desde el año 2012, inicio de la construcción del Hospital Álvaro Cunqueiro , el SUP Vigo ha solicitado a la Dirección General de la Policia a través de las reuniones trimestrales en la Comisaría Provincial de Pontevedra, el que se realizaran gestiones para habilitar en dicho “macro” Centro Hospitalario un pequeño módulo de seguridad para realizar las eventuales custodias de detenidos y presos en la demarcación de Vigo.

Que finalmente no se ha creado dicho módulo y esta misma semana pasada, la tentativa de un detenido de huir del Hospital a través de un ventana nos confirma la razón por la cual este Sindicato hacia esta solicitud. Sólo el buen hacer de los Policías intervinientes apoyados por un equipo de Bomberos ha evitado una desgracia con la posibilidad de que el detenido se precipitara desde la ventana bien por propia voluntad o por accidente. Es imposible, como en este caso, que una sola dotación policial (la falta de personal en Vigo ya es muy preocupante) tenga que custodiar a dos detenidos de manera simultánea, ingresados en el módulo de psiquiatría donde indudablemente no pueden acceder los Agentes y tengan que hacer el servicio desde el exterior por lo que en caso de que surja una situación de emergencia serían avisados por el personal médico quienes así mismo les abrirían la puerta de acceso. No cabe duda que este método de prestación del servicio carece de absoluta seguridad y que la única opción posible es el realizarlo en un módulo adaptado a este fin.

Esta situación también sucedía en el Hospital Nicolás Peña así como en el Xeral o en el Meixoeiro pero no es comprensible el realizarlo en este nuevo Centro Hospitalario en habitaciones con ventanas practicables, en zonas de acceso libre para pacientes y familiares, sin ningún tipo de control viable sobre las posibles visitas y sin posibilidad de reacción rápida en el caso de tentativa de fuga o de suicidio de los detenidos o presos.

Esta carencia de seguridad no sólo atañe a la Policía sino que se pone en peligro la seguridad del personal sanitario así como del resto de pacientes y familiares. Reiteramos que lo sucedido la semana pasada afortunadamente quedará como anécdota pero cabe la posibilidad de que la próxima vez nos encontremos con una desgracia que se puede evitar con una pequeña inversión prácticamente insignificante con respecto a los millones de euros gastados en esto Complejo Hospitalario.

No queremos que después de las desgracias, como suele ser habitual, se tomen medidas urgentes (incluso más costosas), es necesario tomarlas con antelación, la seguridad no puede tener precio.

PRENSA SUP