El supuesto “escándalo” de los sueldos en Podemos Galicia

Publicado por o día 02/09/2015 na sección de Opinión,Opinión por Miguel Diéguez

El supuesto “escándalo” de los sueldos en Podemos Galicia

El “escándalo” de los sueldos de Podemos Galicia:

En los últimos días hemos asistido a una serie de noticias publicadas en La Voz de Galicia y otros medios en las que supuestamente “el sector crítico” de Podemos Galicia “revelaba” que la “cúpula” estaba cobrando una serie de salarios ocultos. Un escándalo, un caso gravísimo. El acabose de Podemos Galicia.

Los tres entrecomillados no son al azar. Son tres mentiras que se han repetido hasta la saciedad en los medios, que de forma muy inteligente, han puesto un altavoz a gente muy mediocre y muy ruin que repite un esquema que cualquiera que haya militado en movimientos sociales está aburrida/o de ver en individuos ególatras y con graves carencias afectivas: “yo soy el horizontalismo, yo soy las bases, y si estás en desacuerdo conmigo es porque eres un trepa verticalista”.

Esa es la primera de las mentiras repetidas una y mil veces por los medios, la de “las bases” y el “sector crítico”. Esto no es Madrid, donde un número importante de militantes de los movimientos sociales y otras gentes organizadas alrededor de Anticapitalistas difieren de la dirección con propuestas propias, pero trabajando diariamente por sacar Podemos adelante. Tampoco es Aragón, donde Echenique y su modelo se impusieron con contundencia a la lista CQP. Aquí no hay sector crítico.

Un sector crítico es una parte de la organización que desarrolla sus propias propuestas y lleva a cabo una actividad constante de trabajo. Cuando el supuesto sector crítico quiso marcarse un órdago tratando de retar a la dirección autonómica en Galicia convocando un “encuentro de bases críticas”, reunieron a 20 personas de toda Galicia, incluyendo familiares y allegados para hacer bulto. Ese es el tremendo sector crítico de Podemos Galicia.

La segunda mentira es que han revelado los salarios. Non han revelado nada, porque no había nada oculto. Podemos Galicia ha tenido serios problemas para tener lista la página web, problemas que llevaría tiempo explicar y que tampoco vienen demasiado al caso. El hecho es que el único motivo porque el que esos salarios no estaban completamente a plena vista, es que no había donde ponerlos a plena vista de forma oficial. Pero nunca se han negado esos salarios, ni se ha tratado de ocultar a nadie.

La tercera mentira es la de la “cúpula”. Jamás he visto una cúpula que duerma menos horas y baje tanto al fango a trabajar y resolver problemas. Los que llaman cúpula no saben que más de una vez he salido a tomar unas cervezas con esa “cúpula” y he visto cómo se les caían las lágrimas de puro cansancio e impotencia ante un reto para el que nadie nos ha preparado, porque quienes forman esa “cúpula” son estudiantes, trabajadores en paro, teleoperadores… No gente de las juventudes del PP o del PSOE formada durante años para ocupar su lugar en la burocracia del partido.

Tampoco he visto una cúpula más abierta a la integración de nuevas personas a la hora de conformar equipos. Y es una realidad antipática, pero es una realidad: la mayoría de la gente que se llena la boca con que hay falta de posibilidades de participación, desaparece cuando hay que participar trabajando. Quizás para esa gente la participación sería decidir ellos con su cerveza delante las cuestiones que son competencia del Consejo Estatal, pero la participación es otra cosa, es remangarse y arrimar el hombro para que el proyecto crezca. La participación es disfrutar sudando al lado de los compañeros, no tomar cañitas en el bar.

En cuanto a la cantidad de los salarios, los supuestos “críticos” de Podemos juegan con una estrategia absolutamente calcada a la del PP: tratar de hacer ver como “privilegiados” a quien deben desprestigiar, aprovechando el nivel de precariedad laboral y económica actual. El PP acusa de privilegiados a los funcionarios por tener derechos laborales y salarios (cada vez menos) dignos.

Los “críticos” lanzan un mensaje alarmista como si cobrar 800 euros por un trabajo de 9-10 horas diarias todos los días fuese un privilegio. Como si con 800 euros los compañeros fuesen a hacer algo más que pagarse el alquiler, la comida, y un paquete de tabaco y una cerveza para no explotar.

Como si con 800 euros se pudiese hacer algo más que sobrevivir, como cualquier otra persona que cobra 800 euros.

De hecho, lo preocupante es que en un partido que promueve el cambio tengamos que recurrir internamente a modelos contractuales tan precarios como los del mercado laboral. Por suerte, Breo puede cobrar 1.600. Un sueldo digno, un sueldo normal hace menos de 10 años, cuando la miseria no nos hacía ver como un privilegiado al que odiar al compa que mantenía derechos laborales y una paga decente.

Hay que reconocer que la dirección autonómica podía haber estado más ágil. Podía haber imaginado que había mucha gente que iba a inventarse un caso de ocultismo donde no lo había.

Quienes se presentaron a los procesos internos y no les votaron ni sus amigos, por ejemplo. O quienes se presentaron pensando que podían hacer lo que les diese la gana, destruyendo todo el trabajo colectivo y priorizando su imagen personal. O quienes eran más pablistas que Pablo cuando se les proponía ir en la lista CQP, pero cuando no entraban en la lista se convertían en adalides del horizontalismo y “sector crítico”. O gente que simplemente tiene traumas personales y necesita expandir su rencor para sentirse un poco menos mal. Que también la hay, como en todos lados.

Podían haberlo previsto, sí. Pero yo no me voy a sumar al linchamiento. No a unos compas que llevan meses desviviéndose, durmiendo 5 horas y posponiendo su vida por dar lo mejor de sí para sacar este proyecto adelante. No a una gente que ha hecho todo lo contrario que quienes les acusan de cúpula: ser generosos, poner la cara y el alma en esto. Y por eso no me puedo callar al ver como una pinza ya clásica, la de gente que vino a satisfacer su ego y medios de comunicación, les acusa de semejante manera.

Casi nunca pido difusión para un artículo mío, creo que la difusión te la ganas si el artículo es bueno, y no con frases fetiche. Pero esta vez es tan sangrante la farsa montada, que pido a quien lea esto que lo difunda, para evitar que la advertencia que Malcom X nos dejó se cumpla una nueva vez:

“Si no estamos prevenidos contra los medios de comunicación, nos harán amar al opresor y odiar al oprimido”.

OPINIÓN POR MIGUEL DIÉGUEZ 

13 Respuestas a "El supuesto “escándalo” de los sueldos en Podemos Galicia"