Empleados públicos se quejan de la falta de transparencia en la Oficina de Extranjería de Tarragona

Opinión por Lara GarcíaSoy empleada pública y actualmente me encuentro prestando servicios en la provincia de Tarragona. Con el presente comunicado quiero dar voz a la situación que, tanto mis compañeros como yo, venimos sufriendo en nuestra oficina.

Aunque algunos un poco antes, en Cataluña concretamente, comenzamos a ser más conscientes de la situación de crisis sanitaria a raíz del cierre de colegios o el confinamiento en fecha 13 de marzo por parte de la Generalitat de los municipios barceloneses de Igualada o Vilanova del Camí entre otros (en total unos 70.000 habitantes).

Ese mismo viernes, dado el cariz que la situación estaba tomando en nuestra comunidad, se solicita a la persona competente el cierre de la atención al público, considerando que, tanto el personal como las personas que a diario acuden a nuestra oficina para obtener información o tramitar sus solicitudes de residencia estamos totalmente expuestos al contagio. No solo se encuentran trabas, sino que las únicas medidas con las que se contaba en ese momento eran geles desinfectantes insuficientes para una plantilla que ronda las 30 personas. 

Pero lo que para la mayoría de los que formamos parte de la plantilla ha supuesto una falta de respeto y baja consideración de nuestros superiores hacia nuestra persona y en consecuencia hacia los usuarios que han tenido relación con la oficina, ha sido sin lugar a dudas, la poca transparencia y falta de información con la que se ha tratado la posibilidad de que uno de nuestros compañeros pudiera estar contagiado. Cabe señalar que, dicho compañero sigue a la fecha en cuarentena por estar en contacto con personas allegadas residentes en Madrid, las cuales han dado positivo en COVID 19.

Acto seguido, en el día de hoy, ante el estado de alarma decretado en fecha 14 de marzo para la gestión de la crisis sanitaria del COVID -19, los empleados públicos que prestan servicios en la Oficina de Extranjería de Tarragona solicitamos de esa unidad que se detallen las funciones consideradas esenciales y que se justifique, además, la presencia de toda la plantilla disponible, ya que tenemos conocimiento de que en otras unidades administrativas de diversos Ministerios, como por ejemplo el Ministerio de Trabajo y Economía Social, han decretado que “todos los trabajadores que realicen funciones que no puedan ser desarrolladas mediante el trabajo no presencial deberán permanecer en sus domicilios, quedando sus actividades suspendidas temporalmente”.

Dado que el propio Real Decreto 463/2020, en su disposición adicional 3ª establece que “se suspenden términos y se interrumpen plazos para la tramitación de los procedimientos de las entidades del sector público. El cómputo de los plazos se reanudará en el momento en que pierda vigencia el presente Real Decreto o en su caso las prórrogas del mismo”, entendemos que es innecesaria nuestra presencia en el lugar de trabajo.

Asimismo, nos llega la posibilidad de realizar teletrabajo (solamente en días alternos, quedando igualmente expuestos al contagio entre nosotros) con lo que solicitamos se explique no solo la manera de llevarlo a cabo, sino también que alternativa tienen aquellos compañeros que no disponen de los medios necesarios en sus casas, apelando en todo momento a la igualdad de todos los empleados públicos que prestamos servicios en la Oficina.

Por último, espero que todas y cada una de las personas que lean todo lo expuesto sean conscientes de que, tanto mis compañeros como yo no solo velamos por nuestros intereses sino también por el de las personas que han estado en contacto con nosotros y por tanto expuestos. No hablo únicamente de familiares y amigos, sino también de los cientos de personas que a diario acuden a nuestras oficinas.

Noticias de última hora en Vigo

SIGUENOS EN TELEGRAM

Comentarios (1)
Publicar comentario
  • Paula Varas

    No he visto el mismo nivel de denuncia ni publicidad cuando hay quejas con respecto al trato de los usuarios del servicio.
    Doy fé de la falta de información, muchas veces incompleta e inadecuada y de la dificultad para obtener citas previas. Tengo constancia de la existencia de a lo menos 10 casos que hablan de esta situación.
    A lo mejor los conflictos internos son los que se traducen en este tipo de atención al público. Me gustaría ver la misma actitud cuando se defienden los derechos de las personas y no exclusivamente los propios.