Encuentra la solución a los problemas de disfunción eréctil

La impotencia masculina puede estar causada por diversos factores, tanto físicos como psicológicos, y es por ello que deberemos conocer todos los detalles de manera que podamos encontrar la solución adecuada a nuestro caso particular.
Publicado por o día 16/06/2017 na sección de Salud

A día de hoy existe solución a los problemas de disfunción eréctil, pero para ello deberemos saber qué tipo de disfunción padecemos, de manera que nuestro médico nos podrá aconsejar mejor acerca de los tratamientos y trucos que nos ayudarán a recuperar una actividad sexual adecuada.

Qué es la disfunción eréctil

En primer lugar vamos a conocer exactamente qué es la disfunción eréctil, un problema también conocido como impotencia masculina y que se basa en la incapacidad para conseguir mantener una erección durante el tiempo suficiente que nos permita mantener una relación sexual satisfactoria.

Hay que partir de la base de que para que se produzca la elección, es necesario que la sangre circule por el pene hasta el momento del orgasmo, un dato esencial ya que a menudo la disfunción eréctil se basa en que esta circulación se ve interrumpida por alguna razón como vamos a ver a continuación.

Las causas de la disfunción eréctil

Existen distintas causas que pueden dar lugar a los problemas de impotencia en el hombre, pero habitualmente se debe a un problema circulatorio que impide la normal circulación de la sangre por el pene, ya sea porque se produce un endurecimiento de las arterias debido a que padecemos aterosclerosis que nace de problemas de diabetes, también se puede deber a la obesidad, a una presión arterial elevada, un nivel de colesterol alto e incluso por el consumo de tabaco.

Esa es la razón por la que muchas veces se entiende la disfunción eréctil como el comienzo de algún tipo de problema cardíaco, de manera que, en el caso de que nos encontremos en esta situación, lo mejor que podemos hacer es contactar con nuestro médico de confianza para salir de dudas.

Eso sí, no siempre que hay una disfunción eréctil implica necesariamente que exista a su vez un problema cardíaco, ya que hay otras causas por las que se puede producir como la utilización de determinados fármacos, el exceso de consumo de alcohol, consumo de determinadas drogas y consumo de tabaco, además de que hay otros factores que suelen influir también como la ansiedad, la depresión, falta de testosterona, algún tipo de enfermedad cerebral, altos niveles de prolactina, niveles anormales de la hormona tiroidea, daños nerviosos que impidan el envío normal de la información desde el cerebro al pene y que puedan llegar a partir de diabetes, esclerosis múltiple, lesiones en la columna vertebral, algún tipo de trauma en la zona de la pelvis o la próstata, cirugías o terapia con radiación, y finalmente también pueden afectar las enfermedades crónicas en el hígado o los riñones, las cuales derivan en problemas de circulación, problemas de funcionamiento de los nervios y los niveles hormonales de los que hemos estado hablando previamente.

Los tratamientos de la disfunción eréctil

A la hora de estudiar como curar la impotencia masculina, está claro que el tratamiento dependerá de las causas que provoquen la disfunción eréctil, y en su caso se deberá recurrir a medicamentos, terapia psicológica o dispositivos y cirugía.

Evidentemente este tema es bastante amplio además de que con el tiempo van apareciendo nuevas terapias que mejoran el estado e incluso pueden conseguir que remita por completo el problema de la impotencia, pero básicamente vamos a encontrar distintos tipos de medicamentos que pueden ser orales, inyectables, terapias de testosterona y terapias médicas combinadas que se basan en la utilización de varias de las terapias anteriores.

En cuanto a la utilización de dispositivos y a la cirugía, encontramos los dispositivos de vacío, la cirugía vascular y los implantes de pene, y finalmente tenemos la terapia psicológica que estará recomendada en aquellos casos en los que exista un problema emocional o dificultades con la relación de pareja, de manera que se buscarán las alternativas que sean necesarias para corregir la disfunción eréctil y poder disfrutar de nuevo de relaciones sexuales plenamente satisfactorias.