Encuesta de OCU sobre la fiabilidad de los electrodomésticos

La marca Miele destaca como las más duradera: la vida útil de sus lavavajillas, lavadoras y secadoras alcanza los 15 años de media.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha realizado una encuesta que recoge más de 87.000 valoraciones de consumidores europeos sobre la duración y fiabilidad de sus principales electrodomésticos. Miele se confirma como la marca más duradera, mientras que Kunft (Worten), Sharp, Ikea y la propia Miele destacan por su fiabilidad en frigoríficos, lavavajillas, lavadoras y secadoras respectivamente.

En concreto, respecto a su duración los lavavajillas, lavadoras y secadoras de Miele alcanzan una vida media de 15 años; lo mismo que los frigoríficos de General Electric.

En lo que se refiere a la fiabilidad, OCU ha construido en base a la experiencia de los usuarios un índice de fiabilidad que tiene en cuenta, entre otros factores, la frecuencia de las averías y la importancia de estas. En general las marcas más duraderas son también las más fiables. Aunque empiezan a destacar los buenos resultados de algunas marcas blancas y de otras muy concretas según el tipo de electrodoméstico.

En frigoríficos: Kunft (Worten), Neff, Panasonic, Ignis, Sharp, Siemens, Zanussi, Bosch y Miele.

En lavavajillas: Sharp, Neff, Saivod (El Corte Inglés), Winia, Telefunken, Balay, Kunft (Worten), Siemens, Miele y Bosch.

En lavadoras: Ikea, Neff, Kunft (Worten), Selecline (Alcampo), Miele, Hisense, Bosch, Smeg, LG y Electrolux.

En secadoras: Miele, Siemens, Beko, Saivod (El Corte Inglés), Haier, Aspes, Smeg, Bosch, AEG y Bluesky (Carrefour).

En el estudio también se ha preguntado por el tipo de avería más frecuente en cada categoría. En las lavadoras, los son la puerta y el filtro. En las secadoras, son las que afectan al sistema de secado.  En los lavavajillas es la bomba de circulación o evacuación lo que más se estropea y en los frigoríficos, el sistema No Frost.

En la encuesta, además de por la frecuencia de las averías y de su importancia, OCU ha preguntado a los consumidores cual fue el motivo por el que cambiaron su anterior aparato. El principal fue el alto coste de la reparación y la falta de repuestos. Se trata de una de las causas fundamentales de la obsolescencia prematura https://www.ocu.org/barometro-de-obsolescencia-prematura. Con el fin de combatir este fenómeno, OCU pide la colaboración de los ciudadanos para exigir una legislación específica contra la obsolescencia que recoja entre otras medidas que:

el producto sea diseñado de forma que no haya piezas de calidad deficientes que se deterioren prematuramente, que sean demasiado frágiles para el uso normal del dispositivo o que tenga un ensamblado con materiales que impidan su apertura para reparación.

reparar el producto o sustituir los consumibles o baterías sea posible y tenga un coste notablemente inferior al de comprar un producto nuevo.

la garantía del producto (incluido el software y su actualización) sea superior a los dos años obligatorios que actualmente hay en España y que sea real (ahora mismo solo se atribuye a problemas del producto durante los primeros 6 meses).

los fabricantes informen claramente de la vida media prevista del producto, las posibilidades de reparación, el tiempo de soporte previsto para la actualización de software si lo hubiera o cómo se debe proceder para el correcto reciclaje.

Noticias de última hora en Vigo

SIGUENOS EN TELEGRAM

Comentarios (0)
Publicar comentario