Energía solar revalorizará Mallorca y Baleares

Publicado por o día 12/12/2017 na sección de Medio Ambiente

Energía solar revalorizará Mallorca y Baleares

La comunidad autónoma de las Islas Baleares no quiere quedarse atrás en el tema de la energía solar. Recientemente anunció que aumentará un 25% su capacidad renovable con la instalación de 7 nuevos parques solares.

La contaminación y el calentamiento global han aumentado en los últimos meses en las Islas Baleares, es por ello que la instalación de estos paneles fotovoltaicos para generar energía limpia suponen un paso en la dirección correcta.

Sobre el tema de la contaminación, el Gobierno de las Islas Baleares alertó hace un tiempo sobre el creciente turismo y el incremento considerable de los vehículos de alquiler: “Han causado un aumento de los indicadores por la cantidad de emisiones de CO2 que lanzan a la atmósfera”.

Añadido a esto se encuentra el hecho de que la ubicación insular de la isla la hace susceptible al calentamiento global, específicamente por la falta de agua, el excesivo calor y otros elementos que se combinan para crear un clima pernicioso para la zona y sus habitantes. 

Una solución certera

El aumento de las energías renovables en las islas no solo es bueno porque disminuye el consumo eléctrico, sino porque beneficia el clima de toda la región. Tal como comentan en la web comercialmascaro.com, Mallorca es la más idónea de todas las islas para producir energía solar fotovoltaica, y esto se debe al ardiente sol que carga perfectamente las baterías de los paneles instalados.

La energía solar en Mallorca es de las energías renovables más utilizadas. El anuncio de la Dirección general de Energía y Cambio Climático sobre los nuevos parques fotovoltaicos en ese territorio tiene el visto bueno de la ciudadanía, pues se podrá aumentar un poco la cifra actual de 79 megavatios de generación de energía amigable con el medio ambiente.

Este año, el gobierno regional ha mostrado mayor interés en impulsar la energía verde con proyectos que mejoren esos números. De hecho, se encuentran en discusión otros proyectos que generarán 197 megavatios más de energía limpia a Baleares, y ya está aprobada por la Comisión de Medio Ambiente de las Islas Baleares la construcción de dos grandes parques solares que tendrán 49,5 megavatios de potencia.

El Govern incluso ha acordado con el Estado que se lleve a cabo una subasta para conseguir subvenciones e instalar todos estos nuevos proyectos. El director general de Energía y Cambio Climático de Baleares, Joan Groizard, declaró que esto animará a los pequeños productores a invertir.

En ese sentido, hay que destacar también que la administración de la isla simplificó los trámites para la instalación de pequeños parques fotovoltaicos. Se espera que esta medida genere más interés y se consigan más subvenciones. Y, por lo tanto, lleguen más proyectos para hacer de Mallorca y el resto de las Islas Baleares la zona con mayor cantidad de energía renovable generada. 

Hasta en las leyes

Baleares podría tener en el 2018 una ley contra el cambio climático, que la convertiría en la comunidad española pionera en tratar este tema de manera autonómica. Su principal objetivo es no tener emisiones contaminantes para el año 2050. Aunque es un proyecto a largo plazo, propone avanzar poco a poco hacia un modelo sostenible.

La principal propuesta de esta ley se centra en favorecer el uso del vehículo eléctrico, pues el parque automotor de Baleares genera excesivos agentes contaminantes que afectan a toda la isla.

El conseller de Territorio, Energía y Movilidad, Marc Pons, aseguró que es la sociedad la que reclama que se tomen medidas “urgentes” referentes al tema de las energías renovables.

Groizard, por su parte, precisó que esto no se quedará en una iniciativa, sino que terminará en la aprobación de una ley ambiciosa y “perdurable”.

Uno de los puntos de la ley es la reducción de las subvenciones a los combustibles fósiles, y también se prevé priorizar el transporte público. Además, se contempla el cierre de las centrales eléctricas y la reducción del consumo energético global.

El objetivo principal, puntualizó Pons, es “hacer de las Islas Baleares un espacio sin emisiones y resiliente al cambio climático”.

En Mallorca, por ejemplo, se aprobó una subvención de 1,2 millones para instalar energía solar en edificios de la administración local: ayuntamientos y consells.

Los proyectos que ya están aprobados, o próximos a aprobarse, incluyen la energía solar como primera opción, pues la misma se convirtió en la energía más barata (80%) en alrededor de 60 países, de los cuales España forma parte.