Era difícil y sin Sandoval, imposible

Publicado por o día 21/12/2019 na sección de Deporte Adaptado,Deportes,Galicia,Vigo

Era difícil y sin Sandoval, imposible

El Iberconsa cierra el año 2019 y la primera vuelta en la División de Honor con una meritoria séptima plaza en la tabla clasificatoria que, dado el altísimo nivel y la igualdad reinante en la máxima categoría nacional, hay que valorar en su justa medida. Pero que, quizás, sabe a poco puesto que los vigueses llegaban a esta última jornada del año con la posibilidad de, en caso de ganar en Bilbao, acabar incluso terceros. Y durante casi treinta y cinco minutos, el conjunto de César Iglesias rozó con la punta de los dedos la gesta, una más para el interminable catálogo de hazañas del siempre correoso equipo vigués, pero al final el sueño se escurrió entre los dedos. La quinta falta personal del mexicano Salvador Sandoval dejó al Iberconsa cojo en ataque todo el último cuarto, dependiendo excesivamente y casi en exclusiva de Agustín Alejos. Fue un golpe demasiado duro que convirtió una misión ya de por sí complicada como era derrotar al Bidaideak en algo imposible. Los vascos, además, aprovecharon el momento de debilidad e incertidumbre para dar un golpe definitivo al encuentro y llevarse un triunfo mucho más cómodo en el marcador de lo que se vio sobre la pista.

Antes de todo esto, el Iberconsa Amfiv había demostrado una vez más esta campaña su carácter e identidad, unas virtudes que le permiten competir ante cualquier equipo como ya demostró ante Amiab e Ilunion a pesar de la derrota y, sobre todo, frente al BSR Ace Gran Canaria y el Mideba Extremadura, consiguiendo incluso el triunfo. Porque la buena actitud y el trabajo de todos y cada uno de los jugadores de César Iglesias es innegociable. Y eso que el partido no empezó bien para los intereses vigueses puesto que muy pronto Lewis Edwards veía cómo los colegiados le señalaban tres faltas personales, limitando mucho sus posibilidades defensivas a partir de ese momento.

Pero el Iberconsa, a pesar de esa circunstancia, consiguió cerrar bien su zona y evitar que la altura de los jugadores locales les causase excesivos problemas. Así, sólo el mexicano Luis Jasso se convertía en un incordio en este capítulo aunque el Bidaideak solventó este inconveniente con un notable acierto en su lanzamiento exterior durante todo el choque con mención especial para un ex del Amfiv como David Mouriz y, sobre todo, para el australiano Tom O’Neil Thorne. Por los visitantes, como suele ser habitual, Sandoval y Alejos marcaban el ritmo en el capítulo ofensivo pero con interesantes aportaciones por parte del resto de sus compañeros.

Por eso, las diferencias en el marcador eran escasas. Prácticamente nulas. De hecho, el 19-15 con el que acabó el primer cuarto señalaba la máxima hasta ese momento tanto para locales como para visitantes. Y el Iberconsa la hacía desaparecer en un abrir y cerrar de ojos (19-19, min.11) poniéndose incluso por delante. El Bidaideak amenazaba con abrir hueco en el electrónico aprovechando un momento de parón ofensivo visitante y con un parcial de 8-0 se disparaba de 28-29 a 36-29 aunque Envó minimizaba daños al intermedio (36-31, min.20).

La reanudación mantenía la misma dinámica. Los locales amagaban con distanciarse (50-39, min.24) pero el conjunto de César Iglesias lo evitaba y se mantenía siempre a una distancia prudencial. Y un triple de Vilas en el último suspiro del cuarto dejaba todo por decidir para los diez minutos finales (58-52, min.30).

La mala noticia llegaba con la eliminación de Sandoval al ser sancionado con su quinta falta personal. A pesar de perder, junto a Agustín Alejos, a su gran referente ofensivo, que además estaba especialmente inspirado, el Iberconsa apuró sus opciones y con 60-54 (min.34) tuvo un contraataque para meter el miedo en el cuerpo al Bidaideak pero falló y en la réplica O’Neil no perdonó iniciando un parcial de 6-0 que ponía las cosas muy cuesta arriba a los vigueses (66-54, min.35). El conjunto de César Iglesias no aprovechó que un hombre importante para los vascos como el australiano Jannik Blair estaba también con cuatro faltas personales, perdió frescura en ataque y eso se notó también en defensa. El trabajo de “man out” ya no era tan intenso como en la primera parte y no daba los mismos frutos y el ataque era mucho más espeso.

El Bidaideak supo detectar el momento y dar un hachazo definitivo al encuentro. Porque el Iberconsa mantuvo aún el pulso un poco más (69-61, min.36) antes de bajar los brazos para acabar encajando una derrota demasiado dura en el marcador tras lo visto en la cancha. El sueño de la tercera plaza se había esfumado. Por ahora. Aún queda toda la segunda vuelta y cada partido que pasa el Iberconsa da más motivos para seguir soñando.

Comentar noticia

Your email address will not be published.