Exámenes finales, Kumon ofrece a los niños de Vigo una serie de recomendaciones para abordarlos con éxito

Por o 16/06/2017 | Sección: Cultura,Educación,Vigo
Exámenes finales, Kumon ofrece a los niños de Vigo una serie de recomendaciones para abordarlos con éxito
Compartir en:

No existe un consenso con respecto a cómo estudiar para un examen, pero lo primero que debemos hacer es estudiar con una estrategia. ¿Cómo lo conseguimos? Kumon, Instituto de Educación, recomienda realizar un correcto proceso de estudio que nos permita organizar la información de manera ordenada en nuestro cerebro.

¿Cómo estudiar para un examen? Cada persona es un mundo y las estrategias educativas no funcionan de la misma forma para unos y para otros, por eso, la enseñanza individualizada es un factor importante a fin de definir las mejores técnicas educativas de aprendizaje.

Sin embargo, existen pautas generales sobre cómo estudiar para un examen que podrán venir muy bien para abordar la recta final del curso:

Antes del examen

1. Lo primero que debemos tener en cuenta es que el espacio de estudio sea siempre el mismo y esté ordenado y bien iluminado.

2. «Lección atendida, lección repasada, lección aprendida». Hay que comenzar desde que son pequeños con una rutina de estudio: hacer deberes y dedicar un tiempo extra para repasar lo estudiado en clase. Si hay una pauta establecida, estudiar para un examen se convertirá en repasar los contenidos aprendidos.

3. Estudiar con autonomía. Los padres no debemos estudiar por los hijos. Es importante guiarlos, pero no asumir la función del estudio por ellos, acompañarlos hasta que incorporen una rutina de estudio y a partir de entonces estar disponibles para dudas y consultas en caso de haberlas.

4.  Hacer resúmenes y subrayar. A muchos niños los ayuda hacer un resumen de lo aprendido en clase o subrayar lo más importante, como alguna frase o palabra que tengan asociada al contenido.

5.   Mejorar nuestra concentración utilizando el lápiz. Escribir a mano refresca la memoria y ayuda a nuestra capacidad de pensar, razonar y concentrarnos, ya que la escritura de lápiz y papel aumenta la concentración y el aprendizaje de manera más efectiva que el teclado.

El día del examen, seguir la ruta ojo-cerebro-mano:
1. Examinar el contenido.
2. Leer con atención para entender el tema de la pregunta.
3. Pensar detenidamente y contestar

Finalmente, Kumon desea recordar que escribir a mano mejora la concentración ante la preparación de un examen por los siguientes motivos:

• Mejora la capacidad de concentración. Así lo certifican unos estudios recientes. Michael Friedman, psicólogo de Harvard, afirma que «tomar apuntes es muy dinámico», pues «nuestra mente transforma lo que ve o escucha».

• Mejora la capacidad de retentiva. En el 2012, un grupo de investigadores de la Universidad de Washington reveló que quienes tomaban apuntes a ordenador recordaban más que aquellos que lo hacían a mano, aunque de forma pasajera, ya que después de 24 horas, los que escribían a ordenador olvidaban gran parte de sus apuntes; en cambio, quienes tomaban notas a mano las retenían durante más tiempo.

• Mejora la capacidad de interpretación. En el 2014, se realizaron tres experimentos en los que varios psicólogos estadounidenses hicieron que 67 alumnos escucharan diferentes charlas mientras escribían. Quienes apuntaron a mano escribieron menos palabras, aunque mucho más precisas; mientras que los que escribían a ordenador anotaron casi todo lo que oían sin interpretarlo.

En cualquier caso, la recomendación final es que el alumno estratégico no debe almacenar conocimientos sino aprender a aprender: planificar, regular y evaluar su propio proceso de aprendizaje de forma constante.