Falta de personal en Comisarías gallegas, agravada por despliegue en Cataluña

Por o 07/11/2017 | Sección: Galicia,Pontevedra,Santiago,Sindicatos,SUP Galicia,Vigo
Falta de personal en Comisarías gallegas, agravada por despliegue en Cataluña

El Sindicato Unificado de Policía, como organización de mayor representación en la Policía Nacional, lleva muchos meses reivindicando la significativa falta de personal en las plantillas gallegas, que a día de hoy, supera ya el 20% de déficit sobre el Catálogo de Puestos de Trabajo y alcanza los registros de cobertura, más bajos de los últimos 20 años.

El recorte en la oferta de empleo público en los últimos años, ha derivado en una situación preocupante. Al no cubrirse la tasa de reposición, se pone en riesgo la prestación eficaz de muchos servicios básicos encomendados al CNP por la actual falta de personal.

Desde el inicio del conflicto Independentista catalán, en vista del número de efectivos desplazados desde A Coruña y Vigo, el SUP comenzó a alertar de que esa falta momentánea de personal empezaba a tener consecuencias en el normal funcionamiento de estas y de otras comisarías afectadas también indirectamente.

Este dispositivo de Seguridad en Cataluña detrae 200 efectivos, de los cuáles, 140 pertenecen a la plantilla de A Coruña y el resto a la de Vigo, siendo Policías adscritos a Unidades Operativas, que hacen su labor a diario a pie de calle, un trabajo, que tiene que ser suplido actualmente por el escaso personal existente.

Algunas Unidades, como la UPR (Unidad de Prevención y Reacción) de Santiago de Compotela, se mantiene aislada en base, sin tener opción de participar en la “Operación Copérnico”.

Los agentes acumulan horas de compensación, permisos y vacaciones pendientes de disfrutar, realizando en alguna plantilla continuos cambios de cuadrante con escasísima antelación, repercutiendo en la vida familiar de los Policías y todo ello, bajo el “cajón de sastre” normativo de “necesidades del servicio”.

Los miembros de la Policía Nacional son conscientes de su importante e imprescindible labor en la sociedad, tal y como demostraron en los recientes Incendios que asolaron Galicia, pero no cabe duda, de que “la necesidad del servicio” debe usarse de manera excepcional y no como “excusa” prolongada en el tiempo, ya que la Dirección General de la Policía debía realizar una mejor prevision sobre las circunstancias excepcionales que se avecinaban el pasado 1 de octubre.

Desde el SUP, ven con preocupación los meses venideros, especialmente el mes de diciembre con los refuerzos de Navidad. “Hoy por hoy, prácticamente imposible de poner en marcha un dispositivo especial, sin una partida presupuestaria que permita realizar servicios extraordinarios remunerados sin necesidad de acumular de manera continua horas de compensación, que difícilmente se podrán recuperar a corto-medio plazo. Recientemente, hemos solicitado a la Jefatura Superior de Policía que haga gestiones para solicitar de forma urgente, la asignación de una partida extraordinaria para afrontar esta situación” – afirman a Noticias Vigo fuentes policiales sindicales.

Uno de los pilares de la pacífica convivencia y del Estado de Bienestar es la Seguridad. Esta, tiene un coste económico tanto de personal como de medios. Si reducimos gasto, reducimos seguridad y si aún por encima reducimos la partida presupuestaria para las Fuerzas de Seguridad del Estado y ampliamos la de las Policías Autonómicas, como ha ocurrido en los últimos años con los Mossos D’esquadra (dinero que sale de todos los ciudadan@s de España), por lo tanto, provocamos un TREMENDO MALESTAR EN EL COLECTIVO DE LA POLICIA NACIONAL, máxime cuando el Ministro de Interior “planta” a los Sindicatos para no hacer frente a las promesas de la “EQUIPARACIÓN SALARIAL”.

Desde este Sindicato, reiteran que en la mayor parte de las Comisarías de nuestra comunidad se ha rebasado el LÍMITE OPERATIVO, también en la de Vigo. En algunas de ellas, los Policías están trabajando sin un cuadrante estable, actuando por debajo del mínimo de seguridad en cuanto a número de efectivos por intervención, con perspectivas de empeoramiento de la situación en cuanto lleguen las Navidades.

Por si esto fuese poco, todo el COLECTIVO “se siente engañado y decepcionado por las promesas económicas incumplidas, pero más unidos que nunca, gracias al apoyo y a las muestras de cariño recibidas por los ciudadanos“.