Gago denuncia que la falta de ambición y planificación del Gobierno condena otro verano más a Vigo a una agenda de conciertos de segunda división

El concejal popular subraya que el Auditorio de Castrelos sólo acogerá 4 actuaciones, todas concentradas entre el 19 y el 23 julio, privando a los vigueses y a los turistas de agenda en agosto, mes vacacional por excelencia
Publicado por o día 08/07/2016 na sección de Partido Popular,Política

Gago denuncia que la falta de ambición y planificación del Gobierno condena otro verano más a Vigo a una agenda de conciertos de segunda división

“Es increíble que la primera ciudad de Galicia no cuente con una programación digna de conciertos al aire libre y gratuitos, pese que disponemos de uno de los mejores auditorios abiertos de Europa”, subraya. 

Aboga por definir una semana grande determinada dentro del verano –“entre el Cristo de la Victoria y San Roque”- que permita planificar de modo adecuado los principales conciertos en torno a esas fechas.

Pone como ejemplo de esta falta de planificación el caso de Malú, que actuará el 4 de agosto, con entrada gratuita, en la coruñesa plaza de María Pita, mientras que al día siguiente ofrecerá un concierto de pago en Vigo.

Frente a las 100.000 personas que acogía cada verano el Auditorio de Castrelos hace una década, el año pasado apenas recibió a 15.000 espectadores. 

El concejal popular Diego Gago ha visitado hoy el Auditorio de Castrelos, en donde ha destacado que la falta de ambición y planificación del Gobierno municipal condena a Vigo, otro verano más, a una “agenda de conciertos de segunda división”.

“Una vez más constamos una alarmante falta de ambición y de planificación en las fiestas de la ciudad para toda la temporada estival, con una previsión de conciertos que aquí, en Castrelos, más allá del nivel se concentran entre el 19 y el 23 de julio”, ha explicado.

En este sentido, Gago Bugarín considera “increíble que la primera ciudad de Galicia”, a diferencia de lo que sucede en otros grandes ayuntamientos, no disponga de una agenda acorde de conciertos gratuitos y al aire libre pese a contar con “uno de los mejores auditorios abiertos de Europa, como es el de Castrelos”.

“El año pasado ya denunciamos que sólo se celebraron aquí dos conciertos. Este verano se celebrarán 4, cifra claramente insuficiente.

Pero es que además, esas 4 actuaciones se agrupan en 4 días de julio, dejando agosto, mes vacacional por excelencia, sin ninguna actuación”, resalta el concejal popular.

Así, y como ejemplo de esta falta de planificación, Gago Bugarín se ha referido al caso de Malú. La conocida cantante madrileña ofrecerá el 4 de agosto un concierto con entrada gratuita en A Coruña, en la plaza de María Pita. Al día siguiente se desplazará a Vigo, donde habrá que pagar la entrada para poder disfrutar de la actuación. “Esta es la realidad de cómo se han planificado las cosas en la ciudad”, denuncia.

Sin fechas fijas

Una carencia de organización, ha continuado, que atinge también a las fechas. Así, y según explica, Vigo no tiene una semana grande concreta. El año pasado los conciertos de Castrelos tuvieron lugar entre el 1 y el 7 de agosto, mientras que este verano se han trasladado a julio.

“La Peregrina en Pontevedra, el Arde Lucus en Lugo, La Asunción en Santiago… Las principales ciudades gallegas tienen fechas concretas, y aquí, en vez de celebrarse entre el Cristo de la Victoria y San Roque, que es nuestra semana tradicional, se celebran en función de cómo se vayan cerrando los conciertos”, ha ahondado Gago, considerando una “pésima notica” este modo de actuar al perjudicar a muchos turistas que planifican sus vacaciones en función de unas fechas y del nivel de las actuaciones.

Asimismo, el concejal popular ha exigido una “mayor ambición” al ejecutivo a la hora de configurar dicha agenda. “Si uno coge el cartel de otras ciudades de España equiparables a Vigo, se da cuenta de que el nivel de los artistas es de orden nacional o internacional”, ha señalado.

Cada vez menos público

Como consecuencia de todo esto, Gago Bugarín ha apuntado que el Auditorio de Castrelos acoge cada vez menos público. Así, entre 2005 y 2007, e incluso en el 2008 con el bipartito -cuando las competencias las tenía el BNG-, Castrelos acogía en verano a cerca de 100.000 espectadores, mientras que el año pasado recibió a menos de 15.000.

Una sexta parte del público, lejos de “aquellas imágenes de Vigo con miles y miles de personas abarrotando las gradas del Auditorio, pagando la entrada los que querían, o sin pagarla los demás”.

“Estas imágenes de Vigo han desaparecido. Y nosotros demandamos que ese nivel, esa ambición y esa panificación que tiene que tener la primera ciudad de Galicia retorne, porque un año después seguimos igual o peor”, ha concluido.