El Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima aboga por prevenir dolores de espalda corrigiendo la forma de sentarse de los niños en el colegio

Los libros más grandes deben estar en la parte más próxima a la espalda en la mochila.
Publicado por o día 14/09/2017 na sección de Educación,Salud

Corrigiendo la forma en la que los niños se sientan en el colegio, ante el ordenador o la televisión; modificando la postura a la hora de dormir, lavarse las manos, coger pesos u objetos de un altillo; y realizar ejercicio físico son las claves para prevenir dolores de espalda en adultos. Así lo ha explicado esta tarde la fisioterapeuta Ana Latorre García en el transcurso de la charla que ofreció en el Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima, dentro del programa Vithas Aula Salud de formación a la ciudadanía en materia de salud. El Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima pertenece al grupo Vithas que cuenta en toda España con 19 hospitales y 25 centros especializados denominados Vithas Salud.

En la citada ponencia, promovida por la Unidad Materno Infantil del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima, Ana Latorre puso de manifiesto la labor de los fisioterapeutas tanto en la prevención, como en el tratamiento y mantenimiento de lesiones.

Las patologías de espalda se pueden prevenir desde la infancia con pequeñas modificaciones en la forma en que, día a día, los niños se sientan en el colegio, ante el ordenador o la televisión; modificando ligeramente su postura, y desarrollando la llamada higiene postural.

Por higiene postural se entiende el conjunto de hábitos que permiten mantener una correcta posición del cuerpo (tanto en movimiento como estático) evitando posibles lesiones. Se basa, fundamentalmente, en la protección de la columna evitando futuros dolores y disminuyendo el riesgo de lesiones. Interiorizando estos hábitos, los beneficios de salud se multiplican exponencialmente.

Espalda recta y pies en el suelo

Así, la manera correcta de sentarse en clase o ante el ordenador, es con la espalda recta, con la espalda apoyada en el respaldo y los pies apoyados en el suelo o en un escalón y ni muy lejos ni muy cerca de la mesa. La pantalla del ordenador debe de estar de frente, y a la altura de los ojos; los codos doblados para escribir con el teclado, que debemos de poder manejarlo sin despegar los brazos del cuerpo, apoyándolos solo la mitad, dejando libres las muñecas y manos.

Ante el televisor, la postura debe de ser similar, con la espalda recta, pegados a la parte de atrás, y con los pies apoyados sobre el suelo o un reposapiés. En este sentido, la fisioterapeuta se mostró contraria a estar recostados en el sofá.

Al ir o volver del colegio, la mochila más saludable es la que tiene ruedas, pero hay que llevarla siempre a la altura del cuerpo, sin que el brazo se vaya hacia atrás, es decir, sin arrastrarla. Si la mochila va sobre los hombros, debe ir sobre los dos, no sólo sobre uno; las asas no pueden estar flojas y la mochila debe quedar por encima de la cintura.

A la hora de colocar los libros, éstos deben tener un orden: el más grande en la parte pegada a la espalda; y el peso total de la mochila no debería exceder el 10 por ciento del peso del niño.

Postura en el hogar

Durante su intervención, Ana Latorre también ofreció consejos de cómo deben lavarse los niños (rectos ante el lavabo con las rodillas dobladas, con una pierna adelantada, o sobre un escalón), cómo deben coger pesos (sin doblar la zona lumbar, doblando las rodillas y con la espalda recta) u objetos de un altillo (sin ponerse de puntillas).

Además, los niños deben de aprender a agacharse correctamente, y si deben de permanecer mucho tiempo agachados, deben de hacerlo con la espalda recta, las piernas dobladas, y una de ellas adelantada. En caso de que deban permanecer mucho tiempo de pie, la postura debe de ser, también, derecha, con la cabeza mirando al frente y una pierna subida a un escalón o adelantada, cambiando de pierna de vez en cuando.

Para concluir, Ana Latorre recordó que en Japón la prevalencia de dolores de espalda en los niños es casi 0, y apostó por el ejercicio físico como una parte “fundamental para la salud” ya que “nuestro cuerpo está hecho para moverse, y no permanecer más de una hora sentados”, y señaló que “hacer del ejercicio físico un hábito es muy fácil, sobre todo si se empieza a edades tempranas”.

En este sentido, Latorre García señaló que los deportes “más recomendados para cuidar la espalda son la natación y el pilates, pero cualquier ejercicio es bueno: hay que buscar el que más le gusta a cada uno”.