ICAT insta a las partes implicadas a apoyar a los profesionales de primera línea que combaten la trata de personas, especialmente en tiempos de crisis

Declaración en el día mundial contra la trata
Publicado por o día 30/07/2020 na sección de Social,UNICEF

ICAT insta a las partes implicadas a apoyar a los profesionales de primera línea que combaten la trata de personas, especialmente en tiempos de crisis

Hoy, jueves 30 de julio, es el Día Mundial contra la Trata de personas. Según el Grupo de Coordinación Interinstitucional contra la Trata de Personas de las Naciones Unidas, en el que participa UNICEF, los niños representan el 28% del total de víctimas de trata identificadas (20% de niñas y 8% de niños).

Se estima que 4,3 millones de niños en todo el mundo están desempeñando trabajos forzados, muchos de los cuales, muy probablemente, fueron víctimas de trata.

Además del retraso en la identificación de las víctimas, la pandemia de COVID-19 ha disparado el riesgo que corren grupos ya de por sí vulnerables a la trata, el Grupo de Coordinación Interinstitucional contra la Trata de Personas (ICAT, por sus siglas en inglés) rinde un homenaje colectivo a los profesionales que trabajan en primera línea para brindar asistencia vital a las víctimas.

Los proveedores de servicios, los funcionarios policiales, los trabajadores sociales, los inspectores de trabajo, los profesionales de la salud, las ONG y los supervivientes activistas, incluso en los momentos más duros de la pandemia, están ayudando a las víctimas de trata en su camino hacia la rehabilitación. Durante la crisis de la COVID-19, el papel esencial de las personas encargadas de dar una primera respuesta se ha vuelto aún más importante, sobre todo porque las restricciones impuestas por la pandemia han dificultado todavía más su trabajo. Aun así, su contribución a menudo se pasa por alto y no recibe reconocimiento.

Para honrar la resiliencia con la que trabajan, el ICAT hace un llamamiento a los gobiernos y a todas las partes relevantes implicadas para que garanticen recursos y apoyo a estos profesionales en
primera línea que facilitan a las víctimas de trata la ayuda y los servicios esenciales que tanto necesitan, y para que incluyan a las organizaciones de la sociedad civil lideradas por supervivientes en el diseño y la implementación de políticas y programas contra la trata.

Este año se conmemora el vigésimo aniversario de la adopción del Protocolo de las Naciones Unidas contra la Trata de Personas, y no podemos olvidar la importancia que tienen los profesionales.

La pandemia de COVID-19 ha disparado el riesgo que corren grupos ya de por sí vulnerables a la trata, como:

–          Los niños refugiados, desplazados o en tránsito,  afectados por las restricciones de movimiento, algunos de ellos separados de sus familias.

–          Los niños que han sufrido el impacto económico  derivado de la pandemia, que viven en hogares con opciones de empleo muy limitadas para subsistir.

–          Los niños y niñas identificados como víctimas de trata y supervivientes, que necesitan acceso a servicios de apoyo paralizados por los confinamientos.

–          Los niños y niñas que, durante los confinamientos, están más expuestos a la explotación sexual online.

Comentar noticia

Your email address will not be published.