Ideas para la seguridad de las pequeñas empresas

Publicado por o día 11/12/2017 na sección de Empresas

Ideas para la seguridad de las pequeñas empresas

La seguridad es un reto al que se enfrentan numerosas pequeñas empresas. Para garantizar la buena reputación de un negocio y prevenir situaciones no deseadas como ciberataques, es necesaria una correcta protección. En el pasado, esto solía suponer una inversión de tiempo y dinero considerable. En la actualidad, por suerte, proteger una empresa tanto a nivel físico como digital, es factible adoptando unas sencillas medidas de seguridad, que explicamos a continuación.

  • Llevar a cabo una auditoría sobre posibles riesgos. Analizar las brechas o los puntos débiles de la empresa, a todos los niveles, es fundamental para empezar a tomar las medidas de protección debidas. Si la empresa ya ha sido víctima de ataques, el punto de partida será asegurar las partes más vulnerables de esta.
  • Tener un espacio más seguro. Para garantizar la seguridad física de la empresa y de sus trabajadores, es necesario verificar que las puertas, ventanas y demás aberturas sean lo suficientemente seguras. Esto incluye instalar sistemas de protección e iluminación de seguridad que puedan detectar a posibles intrusos, así como soluciones de videovigilancia que alerten de cualquier presencia. Para más información, aconsejamos leer las opiniones de Securitas Direct.
  • Instalar software nuevo o actualizarlo. Tener un antivirus potente es el primer paso para garantizar una buena protección frente a ataques informáticos. Es recomendable también utilizar contraseñas diferentes para cada aplicación informática, que sean largas y difíciles de adivinar. Esto reducirá considerablemente la posibilidad de robo de información por parte de personas de dentro o fuera de la empresa.
  • Formar al equipo humano. El personal debe tener la información suficiente para saber qué hacer en el caso de una amenaza, pero también para prevenir situaciones peligrosas y evitar males mayores. En este sentido, se recomienda formar a los empleados desde el primer día, especialmente en el caso de que haya cantidades grandes de dinero en efectivo en la empresa.
  • Hacer un inventario. Otra de las medidas fundamentales es realizar inventarios del material (ordenadores y otros equipamientos técnicos) para comprobar su buen funcionamiento y su uso correcto por parte de los empleados. Es recomendable etiquetar cada equipo y guardar el material más valioso bajo llave. En el caso de existir stock almacenado, conviene igualmente llevar un registro para un mayor control.
  • Destruir la documentación confidencial. En el caso de que se impriman documentos que puedan convertirse en una amenaza por la información que contienen, es necesario destruirlos después de su uso con la ayuda de una destructora de papel. Alternativamente, se deben guardar los documentos confidenciales en una caja fuerte.
  • Dejarse aconsejar. Resulta útil acudir a empresas especializadas que sean expertas en protección y seguridad para que aporten opiniones y consejos sobre la pequeña empresa con la máxima objetividad, así como para mantenerse al día de las novedades y cambios en el mundo de los ciberataques.

La seguridad física y digital de las pequeñas empresas resulta por lo tanto crucial para asegurar un funcionamiento correcto del negocio. Tanto emprendedores como start-ups deben dedicar esfuerzos a cubrir este aspecto empresarial; después de todo, es fundamental proteger el duro trabajo y el esfuerzo realizados con todas las medidas posibles.