Importancia de mejorar la salud bucodental

Por o 28/11/2017 | Sección: Salud
Importancia de mejorar la salud bucodental

El cuidado integral de la boca es uno de los más importantes del cuerpo humano. Un buen mantenimiento diario protegerá a los dientes, las encías, la lengua y hasta el paladar. Una correcta higiene bucal induce buenos hábitos en la persona y evita la aparición de enfermedades y caries.

Una dentadura en perfecto estado es el reflejo del aspecto físico de cualquier individuo. Es una carta de presentación que tiene influencia en la autoestima, además de en la digestión de los alimentos y la forma en cómo se asume la vida.

La salud bucal no se trata solamente del cepillado diario, sino que involucra otros aspectos, como una alimentación equilibrada y el empleo de elementos como el hilo dental, enjuagues y los irrigadores dentales.

Este último producto es de amplio uso en los consultorios dentales y cada vez es más empleado a nivel doméstico en los hogares, según comentan los especialistas del portal irrigadordental.org. Su utilización potenciará una mejor higiene dental, ya que el resultado será una limpieza más profunda. Este, entre otros motivos, es una de las razones para comprar un irrigador dental.

Aquí surge la pregunta: ¿cómo es el funcionamiento de un irrigador dental? La irrigación bucal es una técnica de higiene que complementa al cepillado, y con la que se obtiene una limpieza profunda en la cavidad bucal.

Se trata de un chorro de agua que se aplica a presión sobre los dientes y las encías. El irrigador emplea agua u otra solución para conseguir una limpieza completa. Su uso con regularidad permite eliminar la placa bacteriana que se deposita en zonas de difícil acceso con el cepillado.

Todas las personas pueden utilizarlo, especialmente las que tengan implantes dentales u ortodoncia, pues esto las ayudará a mantener una higiene óptima.

Beneficios dentales

El empleo de un irrigador dental en el hogar tiene múltiples beneficios. Es importante para reducir el sangrado y la inflamación, en el caso de sufrir enfermedades de las encías, como la periodontitis o la gingivitis.

Debido a la presión que genera el agua, se pueden eliminar todos los restos de comida que se acumulan entre los dientes, con lo que se evitan posibles infecciones y problemas para la dentadura.

Otro beneficio tiene que ver con la estimulación del riego sanguíneo en las encías, lo que reduce la movilidad de los dientes, producto de una deficiente higiene.

Para ilustrar mejor los beneficios del uso de un irrigador dental, el personal de la página web ha preparado una videocomparativa en la que se pueden apreciar todos los detalles de los irrigadores bucales, como su dimensión y peso, entre otras características relevantes.

También se muestran los diferentes fabricantes, como la marca de irrigadores Pro-HC, que es una de las que lidera el mercado en este tipo de productos. Cada dispositivo se puede utilizar con agua o con enjuague bucal diluido en agua.

Por lo general, el aparato incluye varias boquillas que ofrecen diferentes flujos de agua, según las necesidades de cada persona.

Forma de uso

Un irrigador dental debe usarse como complemento del cepillado. Antes de utilizarlo, la boca debe estar completamente limpia. El primer paso para su activación es llenar el depósito con agua o con enjuague bucal, si es la preferencia del usuario.

Una vez lleno el recipiente, se debe colocar la boquilla e introducir el dispositivo sobre las encías. En este momento debe encenderse, para que el flujo de líquido comience a proyectarse sobre la dentadura.

Antes de encenderlo, se puede regular la presión del agua para ajustarla a las necesidades de cada uno. Hay que recordar que es posible bloquear el flujo en cualquier momento que la persona lo desee.

Lo más recomendable es que se inicie un recorrido por cada diente, con una pausa de varios segundos para una limpieza más efectiva. Otra sugerencia es hacer el mismo recorrido, para no dejar por fuera ningún diente o parte de la boca.

Al finalizar, se debe lavar y secar el depósito del irrigador y la boquilla. El resultado será una boca con una limpieza profunda que genera un bienestar general.

Toda acción que se tome para el cuidado bucal será bienvenida, ya que una boca limpia y bien cuidada es ejemplo de aseo personal. Unos dientes limpios, unas encías sanas y un buen aliento son aspectos fundamentales que toda persona debe cuidar preferentemente en su higiene diaria.

Noticias de última hora en Vigo

Comentar noticia

Your email address will not be published.