Internet ha facilitado la compra de todos los productos del mercado

No ver al producto y al vendedor enfrente, tener que dar detalles de la tarjeta, los tiempos de entrega, gastos de envío y miedo a que el producto nunca llegue son algunos de los temores más comunes entre los usuarios que temen comprar en tiendas online, pero las ventajas valen la pena.
Publicado por o día 04/10/2017 na sección de Internet

El comercio electrónico, mejor conocido como e-commerce, es una práctica en crecimiento que representa varias ventajas para los compradores, por lo que se espera que para el 2020 las ventas por internet alcancen los 103.000 millones de dólares. Sin embargo, aún hay miles de personas que se oponen a usar este medio para adquirir productos, ya sea por miedo a poner en riesgo su dinero o por alguna mala experiencia que otra persona haya compartido.

Está claro, y es obvio, por qué una persona puede tener miedo a hacer una compra en línea, ya que es muy fácil pensar “meto mis datos de tarjeta de débito o crédito y me vacían mi cuenta” o “me cobrarán un producto que nunca llegará”, pero suelen ser temores infundidos por gente que no sabe comprar en línea o por la falta de hábitos de compra en línea y la percepción de inseguridad.

Pero lo cierto es que comprar en línea tiene muchas ventajas, y en este artículo hablaremos sobre ellas para que puedas aprovecharlas y mejorar tu experiencia de compra.

Las principales ventajas de comprar productos por internet

Es mucho más sencillo encontrar toda una variedad de productos usando páginas de internet y búsquedas en navegadores que ir conduciendo por toda la ciudad en busca de una tienda especializada en cierto tipo de productos. Por ejemplo, se pueden encontrar cámaras de vigilancia en www.espia2.com en cuestión de minutos y a precios accesibles. Este tipo de productos no se encuentran en cualquier tienda y así podrás ahorrar tiempo y dinero en las cámaras de vigilancia ocultas para proteger tu hogar. De esta forma es mucho más sencillo encontrar una cámara para vigilancia.

No hay prisa por comprar el producto y se puede buscar información con bastante tranquilidad y comodidad. Cuando estás dentro de una tienda tomas una decisión basándote en la poca información que te da el vendedor y el producto, pero en internet todo es distinto. Por ejemplo, una persona conoce las mejores mesas de mezclas en una página web, las analiza, compara y hace una compra inteligente al siguiente día, una compra de la que no se arrepentirá.

En el caso de los productos físicos, el tiempo de envío suele ser uno de los puntos en contra de las compras en internet, pero esto no aplica para los productos digitales, como contenido multimedia, software o incluso libros. Ahora es muy fácil descargar libros en pdf y comenzar a leerlos en pocos minutos, ahorrando mucho tiempo y dinero al no tener que ir a la tienda y comprar el libro físico que suele costar más por el papel, tinta y otros materiales que se hayan ocupado, aunque está claro que muchas personas prefieren tener el libro en sus manos y también se pueden comprar libros en internet y ahorrar dinero en el proceso.

Al contrario de lo que muchos piensan, comprar por internet es muy seguro. Claro, es importante tener en cuenta la calidad de la tienda en la que se quieran comprar productos, investigar sobre la tienda y leer comentarios de clientes que puedan respaldar la seriedad de la tienda. Ver el candado verde en el navegador es una buena señal de la que tienda es segura.

Al hacer compras desde una página de internet, en la mayoría de los casos, será necesario registrarse al sitio de la tienda usando una cuenta de correo electrónico. Luego, con el pasar de los años y de haber registrado el correo en decenas de páginas, se recomienda cambiar contraseña para aumentar la seguridad. El cambio de contraseña se recomienda, por lo menos, hacerse cada medio año para que los hackers no tengan oportunidad de descifrar la contraseña con el pasar de los tiempos. Así que nunca hagas compras de tiendas de dudosa calidad que puedan compartir tu cuenta y tus datos.