Kegel, hipopresivos, y otro ejercicios para cuidar nuestra salud

Publicado por o día 29/05/2017 na sección de Salud

Kegel, hipopresivos, y otro ejercicios para cuidar nuestra salud

Ejercicio y deporte son dos piezas clave para mantener nuestras salud o mejorar una condición. Ya sea que estemos sanos o que padezcamos alguna dolencia, los ejercicios adecuados nos ayudarán a combatir malestares y en muchos casos a solucionar problemas.

Tomemos como ejemplo los dolores de espalda, que afectan a ocho de cada 10 personas en algún momento de la vida. Se trata por lo general de un ardor o dolor intenso que abarca una zona determinada de la espalda y que puede bajar hasta las piernas. Las causas pueden ser muy variadas: lesiones por esguinces, fracturas, resultado de otras enfermedades o simplemente consecuencia del estrés.  No tener una buena condición física, el sobrepeso y las malas posturas son otras de las causas más comunes.

Contrariamente a lo que se piensa en estos casos, descansar en la cama no es lo más recomendable. Si bien es cierto que no es aconsejable realizar esfuerzos o cargar objetos pesados, el dolor de espalda suele ser un claro indicador de la poca actividad física y del sedentarismo. Hacer ejercicios especialmente dirigidos a fortalecer los músculos de la espalda puede ayudar a combatir el dolor.

Realizar actividad física es fundamental a la hora de cuidar la salud. Por ejemplo, es muy importante para las mujeres de cualquier edad mantener los músculos del suelo pélvico en buena forma. El suelo pélvico está formado por un conjunto de músculos que sostienen el peso de los órganos de la cavidad pélvica y abdominal. Esta zona está continuamente presionada y sufre cambios a lo largo de la vida, durante el embarazo y la menopausia. Pero también pueden dañarlo las malas posturas y las prácticas de ejercicios erróneos.

Mientras que los ejercicios de Kegel, destinados a trabajar especialmente esta zona mejoran considerablemente la calidad de vida, los típicos ejercicios abdominales que se ejecutan en gimnasios e incluso algunos de los de Pilates, están contraindicados para el suelo pélvico Los “crunch” tradicionales son un ejemplo.

En estos casos lo aconsejable es trabajar con ejercicios hipopresivos, ejercicios tanto posturales como respiratorios que comprometen en un alto porcentaje la musculatura, pero que disminuyen la presión intraabdominal. Los ejercicios hipopresivos aportan importantes beneficios a la salud en general, además de contribuir con la reducción del perímetro abdominal y de contribuir a una mejoría estética. Estos ejercicios previenen hernias e incontinencia urinaria; también ayudan a prevenir edemas y  lesiones articulares y musculares.