La belleza natural gana terreno a la cosmética tradicional

Publicado por o día 01/12/2016 na sección de Hogar

La belleza natural gana terreno a la cosmética tradicional

Con la llegada de las navidades, las grandes marcas de la cosmética invierten ingentes sumas de dinero en campañas de publicidad televisiva para promocionar sus productos. Sin embargo, nace una nueva tendencia que, en realidad, son tradiciones recuperadas de nuestros ancestros.

La cosmética natural esta cada día más presente en los tratamientos de belleza debido a su elevada efectividad y a su reducido coste. Ya no es necesario ir a comprar lujosas cremas que tienen la misma (o menos) efectividad que los mismos ingredientes que tenemos en casa.

Decenas de principios activos como el aceite de argán, el aloe vera, el plátano, el aguacate, el limón, la avena, las almendras dulces o la miel son los nuevos protagonistas en las rutinas de belleza femeninas (y masculinas).

Pero… ¿por qué los cosméticos caseros han ganado terreno? ¿En qué se diferencian de los convencionales? ¿Qué componentes utilizan las cremas hoy en día? ¿Cuáles son sus propiedades?

A continuación, tienes un breve resumen de los beneficios para la piel de algunos de ellos, así entenderás de qué estamos hablando.

– Aceite de argán. Actualmente, es uno de los aceites más populares en el mundo de la belleza por sus propiedades hidratantes, emolientes y antioxidantes. Según explican en aceitedearganweb.com, el argán cosmético requiere una extracción rigurosa mediante prensado en frío para que no pierda sus propiedades. Es rico en ácidos grasos insaturados que favorecen la retención de agua en el cutis, vitaminas que retrasan el envejecimiento y sirve para todo tipo de remedios caseros, ya sean faciales o capilares. Por algo se le conoce como Oro líquido de Marruecos.

– Aloe vera. Otro de los grandes activos de que disponemos hoy en día es el aloe vera.

Lleva utilizándose durante siglos no solo en el campo de la estética, sino también en la medicina natural, cuando la ciencia estaba prácticamente en pañales. De la sabila se puede aprovechar tanto el látex (parte externa) como el gel (parte interna). En los tratamientos caseros es más común el uso del gel, compuesto por saponinas, mucílagos, mucopolisacáridos, fitoesteroles, magnesio, calcio y fósforo, que proporcionan a la piel un efecto calmante, humectante, emoliente y la nutre para prevenir la aparición prematura de arrugas. Además, actúa aliviando las irritaciones leves de la dermis. Otro componente que se extrae de la planta es el aceite de aloe vera, más indicado para pieles secas por su textura oleosa. Si tienes una planta en casa, ¿para qué vas a gastarte 30 euros en una crema?

– Aceite de oliva. El aceite de oliva no solo es un excelente alimento, sino que también sirve como extracto para aplicar sobre el cabello o la piel y atenuar los signos de la edad. Es rico en tocotrienol, beta-carotenos, vitaminas C y E, y según cuenta el blog de  Meritxell, es efectivo para reducir la inflamación, promueve la síntesis de melanina y ayuda a regular el tono de la epidermis.

Un sinfín de propiedades directamente traídas de la naturaleza para que los años no trasciendan en nuestra piel. Las compañías multinacionales tienen que ponerse las pilas si no quieren perder el fuelle que habían tenido hasta ahora, pues los remedios caseros han venido para quedarse. La venta de las famosas cremas antiarrugas, para el contorno de ojos o sérums reafirmantes nunca habían pendido tanto de un hilo.