La bolsa, un mercado para estrategas

Por o 24/11/2017 | Sección: Economia
La bolsa, un mercado para estrategas

La bolsa se puede definir como un mercado organizado, donde tienen lugar operaciones de compra – venta de acciones, bonos, obligaciones, etc. Por la parte vendedora, tiene lugar el hecho de que las empresas ven como una subvención para alcanzar sus objetivos, poner a la venta activos financieros, obteniendo los fondos necesarios para poder desarrollar esta función. Por su parte los compradores, ya sean particulares o sociedades, tienen como objetivo, extraer unos beneficios de sus remanentes, invirtiendo en los valores emitidos por las empresas vendedoras.

COTIZAR EN BOLSA

En general todas las grandes compañías o multinacionales, participan en este mercado con apariencia de “caos organizado”, donde exponen sus títulos, buscando inversores que les proporcionen el capital y el status necesario para estar a la cabeza del sector al que pertenezcan. Las empresas de telefonía móvil, por ejemplo, ponen en marcha campañas publicitarias enfocadas a futuros inversores, viendo en estos, a sus clientes potenciales. Compañías como el grupo finlandés Nokia, compiten por hacerse un hueco en el mercado, mediante la cotización de títulos en bolsa. Esta Sociedad dependerá de sus nuevos desarrollos tecnológicos para evolucionar en este mercado, y conseguir mediante la venta de acciones Nokia el terreno perdido con respecto a sus competidores directos.

La bolsa facilita la posibilidad a los propietarios de las acciones (accionistas) de transformar sus títulos en efectivo en el momento que así lo deseen.  El crecimiento de la economía, depende en gran medida de este mercado, ya que enfoca el ahorro que aportan los compradores, en dirección a una inversión productiva.

DOS TIPOS DE ESTRATEGIAS

Las estrategias a seguir para obtener la máxima rentabilidad de las acciones, dentro del gran abanico de opciones existentes, pueden ser dos:

  • Estrategia a corto plazo.
  • Estrategia a medio plazo.

La estrategia a medio plazo la utilizaremos cuando el mercado se desarrolla de forma tendencial, es decir que aparecen en el mercado una tendencia altista, donde se da una fase de máximos y mínimos crecientes, y una tendencia bajista, donde se da una fase de máximos y mínimos decrecientes. A esto se le llama una tendencia de máximos y mínimos coherentes.

La estrategia a corto plazo estará guiada precisamente, cuando esta tendencia se desestabilice y rompa los máximos y mínimos coherentes, entrando en una fase lateral, en la cual nada será previsible, sino que reinará el nerviosismo y el miedo ante la posibilidad de fallar. En definitiva, la estrategia a corto plazo se basa principalmente, en buscar mínimos y máximos, aprovechando los impulsos de diversos días, y que consiste en tener la capacidad de saber entrar y salir, cuando el precio se sitúa en sus extremos previsibles.

LA ESTRATEGIA ADECUADA

Elegir la estrategia adecuada, nos proporcionará una gran ventaja competitiva, acoplándonos a la situación de mercado de una forma inteligente y práctica. Tanto una estrategia a corto plazo como una estrategia a medio plazo, pueden ser favorables y, de la mano de una buena gestión de los fondos, no debería existir la posibilidad de generar pérdidas.

En un mercado, el cual se halle en una fase lateral, cabe la probabilidad de que existan o se produzcan más giros, ya que estos suelen ser más predecibles. En cambio, en un mercado tendencial, las probabilidades serán de que la tendencia persista.

Noticias de última hora en Vigo

Comentar noticia

Your email address will not be published.